Tokio 2020 no está en duda

Yoshiro Mori, director del Comité Organizador de Tokio 2020
Yoshiro Mori, director del Comité Organizador de Tokio 2020 (foto: Ansa)
15:53, 13 febTOKYORedacción ANSA

    (ANSA) - TOKYO, 13 FEB - "Son irresponsables los rumores que apuntan a una postergación o cancelación de los Juegos Olímpicos debido a la epidemia de coronavirus en China", afirmó Yoshiro Mori, director del Comité Organizador de Tokio 2020.
    "Estamos trabajando de manera coordinada con el gobierno nacional y seguimos adelante con tranquilidad", agregó el directivo que hace pocos días expresaba en primera persona su temor frente al avance de la enfermedad en el vecino país.
    Un mar de por medio y casi 2.500 kilómetros de distancia separan a la capital nipona de Wuhan, ciudad de la provincia china de Hubei donde se registraron los primeros casos que es considerada como el epicentro de la epidemia.
    Las más de 1.100 muertes que el coronavirus provocó en China y la expansión a otras regiones de ese país encendieron las alarmas entre sus vecinos del sudeste asiático con Japón a la cabeza por su condición de sede de los Juegos Olímpicos.
    A sólo 162 días de la ceremonia inaugural y pese a los informes alentadores del gobierno chino respecto de una disminución de la tasa de infectados, la preocupación no decae aunque Mori intente disimularla.
    El director del Comité Organizador de Tokio 2020 buscó bajarle los decibeles a esos temores y a las versiones de una posible cancelación de los Juegos durante una reunión con las máximas autoridades del Comité Olímpico Internacional (COI).
    En Japón se registraron hasta hoy apenas 28 casos de coronavirus, pero por suerte no hubo que lamentar víctimas fatales, aunque los Juegos se vieron afectados de todos modos al menos de modo indirecto.
    Varios torneos clasificatorios de las distintas disciplinas olímpicas como el boxeo y el básquetbol, por citar sólo algunos deportes, debieron modificar sus calendarios y ser reprogramados como consecuencia de esta situación.
    La epidemia, que se extiende por toda Asia, llevó apenas ayer a la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) a confirmar oficialmente la postergación sin fecha cierta del Gran Premio de Fórmula 1 que debía disputarse en Shanghai el 19 de abril.
    No sólo la cuarta cita del calendario de la máxima categoría quedó en suspenso sino que también llegó a ser puesto en duda el estreno de Vietnam en la Fórmula 1, con un Gran Premio previsto para el 5 de abril en Hanoi.
    "Creo que no habrá inconvenientes", aclaró sin embargo hoy Ross Brawn, director general del "Circus", a pesar de que la distancia entre la capital vietnamita y la frontera china es de apenas unos 160 kilómetros. "Los informes procedentes de Vietnam indican que la situación en ese país es similar a la del Reino Unido. Hubo algunos casos de contagio, pero no como para preocuparse. Por ahora, el Gran Premio está confirmado", agregó Brawn desde Canadá.
    Más allá de esta última afirmación, se supo hoy que Son Loi, ciudad cercana a Hanoi, fue puesta en cuarentena al detectarse cinco casos de infección con coronavirus por lo que habrá que esperar cómo evoluciona la situación para dar la última palabra.
    Por lo pronto la World Rugby, federación internacional de ese deporte, confirmó la postergación de abril hasta octubre de las Series Mundiales de Rugby Seven previstas en Singapur y en Hong Kong.
    Un revés para muchos equipos que pretendían utilizar ese torneo como preparación para los Juegos Olímpicos de Tokio, donde esta disciplina fue confirmada tras su estreno en Río de Janeiro 2016.
    El golf, que volvió a formar parte de los Juegos en esa misma edición después de 112 de ausencia, también siente los efectos de la epidemia de coronavirus y el inicio del PGA Tour Series asiático en China pasó de marzo a mayo.
    La temporada debía ponerse en marcha el 26 de marzo en Sanya, ciudad ubicada en el extremo meridional de la isla de Hainan, pero el comienzo se postergó hasta que la situación mejore aunque el calendario podría reducirse a sólo diez citas.
    Escenario similar para los partidos de los equipos chinos en la Champions League asiática, que debieron ser reprogramados en más de una oportunidad.
    Y aunque el fútbol es un deporte colectivo, hay quienes padecen las consecuencias del coronavirus en soledad.
    Tal es el caso del delantero nigeriano Odion Ighalo, que llegó al Manchester United procedente del Shanghai Shenhua hace 11 días y pese a no tener síntomas de la enfermedad fue obligado a entrenarse lejos de sus compañeros por precaución.
    El noruego Ole Gunnar Solskjaer, técnico de los "Diablos Rojos", incluso decidió no convocarlo para viajar a Marbella con el resto del plantel por temor a que Ighalo tenga dificultades luego para regresar a Inglaterra.
    A días de ese viaje, los dirigentes del United se enteraron que en el mismo hotel donde debía hospedarse su equipo se había alojado semanas antes el Dalian Professional chino entrenado por Rafael Benítez, lo cual los obligó a cambiar de destino. Ighalo sí se sumaría a sus compañeros para el partido frente al Chelsea del lunes en Stamford Bridge por una nueva fecha de la Premier League mientras sueña con pisar algún día el "Teatro de los Sueños", como se conoce al estadio Old Trafford.
    Ironías del destino, mientras tanto se entrena solo con la compañía de un "personal trainer" en un gimnasio de taekwondo ubicado dentro del Etihad Campus de Manchester, centro deportivo del City, el clásico rival de los "Diablos Rojos".(ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en