Argentina y España con pasaje

Luis Scola, el hombre record de Argentina (foto: ANSA)
17:50, 10 sepDONGGUAN y SHANGHAIRedacción ANSA

    (ANSA) - DONGGUAN y SHANGHAI, 10 SEP - Argentina y España, dos de los cuatro invictos en el torneo, se aseguraron hoy los primeros pasajes a las semifinales del Mundial de básquetbol que se desarrolla en China y esperan por sus próximos rivales.
    La "albiceleste" comandada por Sergio Hernández dio la nota de la jornada al eliminar a Serbia, subcampeón mundial y olímpico, con un marcador de 97-87 y un juego que sorprendió a algún desprevenido y al propio rival de turno.
    "Tremendo", fue el calificativo que utilizó Facundo Campazzo, base del Real Madrid que aportó 18 puntos y 12 asistencias en el triunfo argentino en el que también se destacó el eterno Luis Scola, ex jugador de San Antonio Spurs actualmente sin equipo.
    Scola, de 39 años y capitán del seleccionado "albiceleste", aportó otros 20 puntos frente a Serbia, duelo en el que llegó a 39 partidos mundialistas, cifra que ningún otro jugador alcanzó a lo largo de la historia.
    Como si algo le faltara al ala pivot, los 20 puntos aportados ante un rival que llegaba como uno de los grandes candidatos al título le permitieron a "Luifa" alcanzar los 680 siendo sólo superado por el legendario brasileño Oscar Schmidt, con 843.
    Scola es uno de los sobrevivientes de la Generación Dorada" del básquetbol argentino que se consagró campeón olímpico en los Juegos de Atenas 2004 al mando de Rubén Magnano, con quien dos años antes fue subcampeón mundial en Indianápolis. "No podría decir quién fue la figura, porque en realidad hoy ganó el equipo", resumió la "Oveja" Hernández, emocionado entrenador de una Argentina que espera ahora por el vencedor del choque de mañana entre Estados Unidos y Francia.
    Con Hernández como entrenador y con Scola en un equipo encabezado por Emanuel Ginóbili, la máxima expresión de aquella "Generación Dorada", Argentina logró el bronce en los Juegos de Pekín 2008 que consagraron a Estados Unidos.
    En ese torneo, España fue medalla de plata, presea que repitió cuatro años después en Londres al perder la final frente a ese mismo rival, que volvió a subirse a lo más alto del podio en Río 2016, donde la selección ibérica logró el bronce.
    La plata quedó en poder de Serbia, que perdió la final con Estados Unidos, que la había frustrado dos años antes en el Mundial que albergó España al derrotarla también en la definición.
    Pergaminos que sumados al presente de varios de sus jugadores, que militan en la poderosa NBA, convertían a Serbia en un rival temible al que Argentina, "un equipo que disfruta en cancha" según su entrenador, le ganó hoy de principio a fin.
    En Pekín es la próxima cita de la "albiceleste" que llegó como campeona panamericana, pero según Hernández "se preparó especialmente para este torneo" en el que ahora buscará dar otro golpe ya sea Francia o Estados Unidos el rival de turno.
    España, comandada por Sergio Scariolo y con un histórico como Ricky Rubio que aportó hoy 19 puntos y nueve asistencias en el triunfo por 90-78 sobre Polonia, no parece extrañar por ahora a Pau Gasol (ausente porque se recupera de una operación). La selección ibérica es otra de las invictas en el certamen, junto con Argentina, Estados Unidos y Australia, que podría ser su rival en semifinales en caso de derrotar este miércoles a República Checa en Shanghai también.
    Al igual que Argentina, España es un equipo de sacrificio y lucha que sueña con alzar por segunda vez la Copa del Mundo como lo hiciera en Japón en 2006, cuando la "albiceleste" terminó cuarta.
    Fue la tercera mejor actuación argentina en un Mundial luego de aquel segundo puesto obtenido en Indianápolis 2002 y el título logrado en la primera edición que albergó en 1950. Hoy ya igualó aquella marca de 2006 y ahora va por más.(ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en