Resignación y "mea culpa"

Vladimir Putin
Vladimir Putin (foto: ANSA)
16:04, 06 dicMOSCURedacción ANSA

    (ANSA) - MOSCU, 6 DIC - Rusia fue en parte responsable por la sanción que le aplicó el COI por "Doping de Estado", reconoció el presidente Vladimir Putin al advertir que su gobierno no impedirá que los atletas que quieran competir como neutrales en los Juegos de Invierno de Pyongchang 2018, lo hagan.
    "Las autoridades rusas no pondrán trabas a los deportistas rusos que quieran competir como neutrales en los Juegos de Invierno", afirmó Putin, según el cual Rusia fue "culpable en parte" de una situación que fue aprovechada de modo "deshonesto" al aplicarse el principio de "responsabilidad colectiva".
    En diálogo con la agencia Tass, el presidente ruso se refirió a la decisión adoptada en la víspera por el Comité Ejecutivo del COI en Lausana y que contempla que sólo los atletas de ese país que estén "limpios" podrán participar en Pyongchang 2018, pero como "neutrales".
    "Los deportistas que participarán de los Juegos de Invierno, y nosotros sabemos quiénes son, usarán ropa con los colores blanco, rojo y azul y así sabremos que están representando al país, por eso les conviene viajar", coincidió el vicepremier Arkadi Dvorkovich.
    Una declaración realizada a Tass en Londres que está en línea con la de Putin y permite descartar cualquier tipo de boicot a Pyongchang 2018, como propuso en la víspera Aleksandr Lebedev, vicepresidente de la Duma (Cámara Baja del Parlamento ruso), al conocerse la decisión del COI.
    Dvorkovich sí consideró el fallo como "una decisión injusta y una demostración de la falta de respeto hacia los propios Juegos Olímpicos", mientras que el Ministerio de Relaciones Exteriores también se refirió a la situación como una cuestión de neto trasfondo político.
    "Intentan demostrar que todo lo que nos representa es absurdo, nuestro estilo de vida, nuestra cultura, nuestra historia y, ahora también, nuestro deporte. Esto hace mucho daño, pero sobreviviremos. Estamos en cuerpo y alma con nuestro atletas", afirmó la vocera de esa cartera, Maria Zakharova, Las sospechas sobre Rusia se originaron en los Juegos de Invierno que albergó Sochi en 2014 y en los que este país logró 33 medallas que lo ubicaron en lo más alto del medallero, aunque ya le fueron revocadas once, cuatro de ellas de oro, tras ser reexaminadas las muestras de los atletas.
    Sospechas que se encargó de alimentar el ex director del laboratorio antidoping de Moscú, Grigori Rodtchenkov, prófugo de la justicia y refugiado en Estados Unidos, al que los servicios de inteligencia rusos acusaron de haber sido quien distribuyó las sustancias prohibidas entre atletas y entrenadordes.
    Rodtchenkov denunció ante las autoridades estadounidenses que esos mismos servicios de inteligencia participaban del sistema de doping impulsado desde el propio Estado, tal como luego determinaron los informes de dos comisiones independientes.
    El primero estuvo a cargo del abogado canadiense Richard McLaren (de ahí que lleve su nombre), quien encabezó la investigación encargada por la Agencia Mundial Antidoping (WADA) y cuyos resultados derivaron en la exclusión de más de 150 atletas rusos de los Juegos Olímpicos de Río 2016.
    El segundo fue realizado por una comisión encabezada por el ex presidente suizo Samuel Schmidt, confirmó la denuncia de aquel primer informe y llevó al COI a decidir la sanción que se conoció en la víspera y deja al margen a muchos deportistas rusos de Pyongchang 2018.
    El vocero del Kremlin, Dmitri Peskov, descartó que el gobierno ruso evalúe condenar a los funcionarios públicos que también fueron sancionados por el COI, entre ellos el ex ministro de Deportes y actual viceprimer ministro, Vitaly Mutko, y su por entonces viceministro Turi Nagornykh.
    "No es nuestra prioridad. La prioridad es velar por los intereses de nuestros atletas. Es en eso en lo que debemos concentrarnos ahora como primera medida y a eso dedicarle todos nuestros esfuerzos. Todo lo demás es absolutamente secundario", destacó Peskov.
    El vocero de Putin, de paso, pidió evitar dejarse llevar por la ira a pesar de la decepción que representa para muchos la exclusión de Rusia de los Juegos de Invierno del año próximo, cuando este país albergará el Mundial de fútbol, alguna vez también sospechado en lo que hace a la elección de la sede.
    "Debemos dejar de lado por un momento los sentimientos y analizar la cuestión con seriedad antes de hacer cualquier referencia o afirmación al respecto", explicó Peskov, según el cual "tenemos que encontrar algunas respuestas y para eso serán importantes los contactos con el COI".
    Por lo pronto, la televisión estatal rusa anunciaba al conocerse la sanción del COI que no transmitirá los Juegos de Invierno a modo de represalia y pese a que el propio gobierno impulsa la presencia de los atletas limpios en Pyongchang, aún cuando compitan como neutrales.
    Paradójicamente, las ventas de Meldonium (la sustancia prohibida por la WADA que derivó en sanciones a varios atletas rusos, incluida la tenista Maria Sharapova) crecieron en Rusia este año incluso luego de estallar el escándalo que lo tuvo como "vedette" de la historia.
    El Meldonium, que Sharapova adujo consumir desde hace décadas para combatir la diabetes, fue incluido en la lista de sustancias prohibidas por la WADA en enero de 2016, pero muchos de los atletas sancionados lo ingirieron luego de entrar en vigencia su prohibición, como la tenista.
    "Luego del escándalo que estalló el año pasado, muchas personas descubrieron el Meldonium y las ventas no pararon de crecer este año (un 20 por ciento entre enero y agosto)", explicó un especialista en marketing en con la agencia rusa RIA Novosti.(ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en