Chile no lo puede creer

Aficionados chilenos
Aficionados chilenos (foto: EPA)
22:45, 11 octSANTIAGO DE CHILERedacción ANSA

(ANSA) - SANTIAGO DE CHILE, 11 OCT - Chile quedó en modo pausa y sigue sin poder explicarse el fracaso en que terminó la amada "Generación Dorada" que cambió la mentalidad del fútbol local celebrando dos Copas seguidas y ahora quedó afuera de Rusia.
    Los jovenes que había elegido hace 10 años el argentino Marcelo Bielsa, cuando asumió como DT de la selección chilena, no tendrán un Mundial de despedida, lo que duele en todos los ambientes, en medio de análisis y recriminaciones. "Será difícil que los futbolistas le encuentren explicación al fracaso. Quizás nunca sabrán explicárselo a sus hijos, y a sus nietos. Todo apuntaba a que nivel sobraba para meterse en Rusia. Pero no fue así. Las sorpresivas caídas ante Paraguay de local, y Bolivia de visitante, terminaron por desnudar un proceso que venía desgastado", escribió La Nación.
    La Tercera apuntó que "Chile se despidió de su sueño en una mala clasificatoria al mando de (Juan Antonio) Pizzi, donde no se consolidó ni de local ni visita. En esta última condición, sólo sumó de a tres ante Venezuela y Perú (esto último al mando de Sampaoli)".
    Bielsa y Sampaoli, ambos argentinos, clasificaron a Chile a los Mundiales de Sudáfrica 2010 y Brasil 2014, pero su compatriota Pizzi no logró ir a Rusia, en medio de reclamos para que el nuevo DT sea Manuel Pellegrini. La prensa destacó la dura acusación en Instagram de Carla Pardo, esposa del capitán Claudio Bravo: "Gracias mi capitán América por todo lo vivido. Fue realmente hermoso. Pero cuando se ponen la camiseta tiene que ser con profesionalismo. Yo sé que la mayoría se pelaron el culo, mientras otros se iban de fiestas e incluso no entrenaban de la borrachera que llevaban. A quién le quepa el sombrero que se lo ponga y que se deje de andar llorando. Porque ahora es un país entero el llora (sic).
    Aquí te esperamos con los brazos abiertos mi capitán".
    Gary Medel replicó que "todos los que han estado en la selección se han roto el culo" y defendió los logros de La Roja: "Fueron 10 años muy lindos para nosotros. A los chilenos les dimos muy buenos momentos". Para el "Pitbull", que no ocultó su tristeza por quedar fuera de Rusia 2018, "se cierra un ciclo. Ahora se empieza de nuevo.
    Espero que la generación que venga lo haga de la mejor forma".
    Sobre su permanencia, declaró que "yo voy a venir a la selección cada vez que me necesiten. Tengo 30 años, puedo seguir por mucho tiempo más". Bravo, de 33 años, fue gráfico: "Tengo una sensación de mierda", tras lo cual dejó en suspenso si continuará en La Roja por la que jugó más de 100 partidos: "voy a tomarme un tiempo".
    Evitó referirse a los comentarios de su esposa. El Mercurio lamentó que "la generación más brillante de la Roja no tendrá un Mundial de despedida" y concluyó que "Chile engordó dos años para morir famélico. Sin un cierre a la altura para una camada fantástica. Sin Mundial y sin gloria".
    En la búsqueda de explicaciones y al ver que Perú iba al repechaje en vez de Chile, se concluyó que la protesta por la inclusión indebida de un jugador boliviano terminó actuando como un búmeran, pues también benefició a Perú, que terminó quinto.
    "Por muy raro que suene. Si no se hubiese apelado al tribunal, Chile tendría 24 puntos y Perú 23. Aunque tendrían las mismas unidades que Paraguay, la diferencia de goles jugaría a favor de los nacionales" por lo que Chile estaría en el repechaje, dijo la prensa. Los programas matinales de la televisión chilena intentaban subir el ánimo de la hinchada y recurrían a temas extra futbolísticos e incluso de farándula. Así, amplia cobertura se dio al rumor de que Maite Rodríguez, la novia de Alexis Sánchez, estaría embarazada y el Niño Maravilla habría dado órdenes de terminar rápido las obras a los maestros que hacen arreglos en su casa recién comprada en la exclusiva zona residencial de Chicureo, en el sector norte de Santiago. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en