Serena agiganta su mito

El abrazo de las Williams en la final de Melbourne Park tenía un "invitado/a" (foto: ANSA)
16:18, 20 abrLONDRESRedacción ANSA

     (ANSA) - LONDRES, 20 ABR - Si algo le faltaba a Serena Williams para agigantar su leyenda en el tenis es haber logrado su histórica vigésimo tercera corona de Gran Slam en el Abierto de Australia estando embarazada.
    La condición de futura mamá de la menor de las Williams fue adelantada por ella misma el miércoles en la red social Snapchat, en la que publicó una fotografía donde se la ve luciendo su incipiente pancita en traje de baño.
    "Estoy de veinte semanas", decía el mensaje que acompañaba la imagen, que horas después fue borrado con idéntica rapidez que el publicado en Twitter felicitando a la futura mamá por la WTA, que hoy confirmó oficialmente la noticia.
    Así las cosas, Serena tenía un embarazo de dos meses cuando derrotó a su hermana Venus en la histórica final en Melbourne Park, dejando atrás la marca que compartía con la alemana Steffi Graf y quedando a sólo un título del record de Margaret Court.
    "Se siente genial y no había mejor lugar para lograrlo que éste", decía Serena tras sumar su vigesimo tercera corona de Grand Slam 18 años después de haber alzado la primera en el US Open de 1999.
    "Estuve persiguiendo esto durante mucho tiempo y aquí estoy", completaba Williams tras derrotar por un doble 6-4 a Venus frustrándola por segunda vez en una final en Melbourne, como en 2003.
    Una final que ambas disfrutaron pues para Venus el Abierto australiano representó una especie de resurrección, mientras que Serena reconquistó allí su condición de número uno del mundo, que luego cedería nuevamente.
    La imagen del abrazo entre las hermanas Williams al final de aquel partido sensibiliza aún más hoy al saberse que del mismo participó también involuntariamente el futuro hijo/a de Serena y sobrino/a de Venus.
    Hoy, tras confirmarse la noticia del embarazo, muchos se preguntan si es compatible esta situación con la competencia de alto nivel y si, además, se pueden obtener buenos resultados en estado de gravidez.
    Serena es la mejor confirmación de que sí se puede, aunque estamos hablando de una atleta de elite de 35 años en su plenitud física y algunos especialistas opinan que su caso no sería la regla, sino la excepción.
    Consultados por la BBC de Londres, hay quienes afirman que lo que logró la tenista es algo "sorprendente" en la fase inicial de un embarazo, al menos para Markos Klonazis, investigador de la Sheffield Hallam University.
    "No es fácil para cualquier mujer adaptarse a los cambios corporales aunque el desafío mayor es en el quinto mes de embarazo, cuando debe adaptarse el sistema cardiovascular", explicó Klonazis.
    "En esa etapa, muchas mujeres sienten como que les falta el aire y no puede respirar mientras su ritmo cardíaco aumenta. Eso sin mencionar la recurrente sensación de náuseas que suele acompañar a todo embarazo", completó.
    "Durante las primeras semanas de gestación, las hormonas mejoran considerablemente las prestaciones deportivas y aumenta ligeramente la producción de esteroides en el organismo", explica en cambio un integrante del Colegio Real de Obstetricia.
    Más allá del debate científico, los colegas de Serena rápidamente le expresaron los mejores augurios al conocerse la feliz noticia, entre ellos Chris Evert y Caroline Wozniacki, así como el también ex número uno del mundo Andy Roddick.
    "Serena Williams está embarazada de su primer hijo con Alexis Ohanian y no jugará en lo que resta del año. Espera volver al ruedo en 2018", comentó la WTA al leer un comunicado que le llegó directamente de manos de los voceros de la tenista.
    "El parto está previsto para el otoño (boreal, Ndr)", completó la nota de la entidad, que a través de Steve Simon, agregó: "Estamos felices por esta espléndida noticia y le deseamos lo mejor a Serena".
    Volviendo a las deportistas que alguna vez compitieron estando embarazadas, otro caso reciente corresponde a la nadadora estadounidense Dana Vollmer, que corrió los 50 metros libres con seis meses de gestación.
    Distinta al decisión que adoptó la maratonista británica poseedora del record mundial , Paula Radcliffe, quien aseguró que "apenas supe que estaba embarazada, cambiaron todas mis proriodades y decidí concentrarme en mi bebé".
    "Siento que estoy jugando mejor que nunca", decía Serena luego de su consagración en Melbourne. Hoy se sabe que algo más influía en su estado de ánimo y en esa alegría que reflejó su sonrisa a lo largo de todo el torneo.(ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en