Enérgica defensa a programa médico mundial

Gobierno responde a presidenta interina boliviana, Jeanine Añez

15:08, 23 eneLA HABANARedacción ANSA
(ANSA) - LA HABANA, 23 ENE - El gobierno cubano continuó la enérgica defensa de su cooperación médica mundial esta vez ante críticas de la presidenta interina de Bolivia, Jeanine Añez, a quien acusó de "servilismo" ante Estados Unidos.
    Son "vulgares mentiras" que muestran el "servilismo de Añez a Estados Unidos", escribió el canciller cubano, Bruno Rodríguez, en su cuenta de Twitter sobre afirmaciones de la presidenta.
    Según Añez Cuba cometió "ilegalidades" en torno al convenio de ayuda de salud a Bolivia, algo que Rodríguez vinculó a lo que ve como un recurso de la presidenta para atacar al ex mandatario boliviano, Evo Morales, fuerte aliado cubano.
    El ministro llamó a Añéz de golpista y la retó a explicar a los bolivianos que como consecuencia del regreso de los colaboradores cubanos a la isla "se han dejado de realizar más de 454 mil 440 atenciones médicas".
    Tras el retorno "casi mil mujeres en Bolivia no han contado con asistencia especializada en sus partos, y cinco mil intervenciones quirúrgicas, así como más de dos mil 700 cirugías oftalmológicas no se realizaron", expuso el titular.
    El programa cubano internacional de cooperación de salud está activo actualmente en 65 países con cerca de 30.000 cooperantes y es el centro de fuertes críticas por parte del gobierno de Estados Unidos y de otros en América Latina, como el de Brasil, considerado en la isla como "de ultraderecha".
    Estadísticas oficiales cubanas indican que desde que comenzó el programa, 164 países han recibido a más de 400.000 colaboradores.
    Las salidas de gobiernos amigos de la isla, incluyendo el de Morales en Bolivia, han seguido los pasos de rechazar o al menos terminar con el programa médico de la isla, acciones iniciadas por el presidente del Brasil Jair Bolsonaro.
    "En los últimos meses los profesionales de la salud de la nación antillana han enfrentado la agresividad y el saboteo de su labor por la administración Trump, que ha pretendido bloquear y desvirtuar esta política internacionalista de la Revolución", expuso recientemente el diario oficial Granma en un llamado a defender por Internet el programa.
    Washington por su parte ha llegado a acusar a esa cooperación como "esclavitud moderna" y "trata de personas" con fines de explotación. También la culpa de ser vía de "injerencia" en asuntos internos de los Estados en los que laboran los cooperantes cubanos.
    En el caso de Bolivia, las autoridades cubanas acusan al gobierno de Añez de permitir 26 incidentes graves contra sus cooperantes, incluido los golpes aplicados a dos de ellos.
    Esta semana fue divulgado en Bolivia que el gobierno sigue su "diferendo" con la isla al romper un acuerdo para exportar urea a la isla por considerar "demasiado barato el precio pactado por la presidencia de Morales".
    También esta semana el vicepresidente del estatal Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), Abel Sosa, calificó en La Habana de golpe de estado fascista el que extrajo del poder a Morales.
    "Aprovecho para hacer un llamado a la comunidad internacional a ponerse del lado de la legalidad y la paz, en observancia del Derecho Internacional y abogar por los postulados de la Proclama de la América Latina y el Caribe como Zona de Paz", exhortó Sosa en un llamado público. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en