El calor y el polvo del Sahara se confabulan

Ambos elementos causan un verano "caliente".

La Habana
La Habana (foto: ANSA)
11:18, 24 junLA HABANARedacción ANSA

(ANSA) - LA HABANA, 24 JUN - Cada verano los cubanos dicen sufrir calores "récord" y observan con desconfianza la llegada del polvo del Sahara, pese a advertencias de que los fenómenos son "tradicionales", pero el cambio climático podría darles la razón.
    "La influencia anticiclónica oceánica y la presencia del polvo de Sahara inhiben los procesos de lluvia, predominando en general la poca nubosidad, con una mayor incidencia de la radiación solar durante el día" divulgó hoy el Instituto nacional de Meteorología.
    El mensaje calificado como una alerta por calor agregó que "la combinación con vientos débiles de región sur, favorece el ascenso de las temperaturas. Estas condiciones meteorológicas se mantendrán influyendo sobre el territorio nacional, con pocas lluvias.
    Ya se registraron el fin de semana temperaturas máximas por encima de los 35 grados Celsius en 28 estaciones meteorológicas.
    Diez de las mediciones superaron el valor de los 36 grados Celsius, llegando hasta los 37,7 grados Celsius en una estación del extremo este del país.
    El instituto aclaró no obstante que no se han roto récords en 2019 en cuanto a temperaturas máximas.
    El récord nacional de calor en Cuba es de 38,8 grados Celsius pero fue establecido hace relativamente poco, el 17 de abril de 1999.
    Algunos cubanos parecen no pensar lo mismo. "Hace demasiado calor. No dejo de sudar. Caminar por 10 minutos me agobia", comentó a ANSA Isidoro Fernández, de 55 años de edad, un empleado público. "Es el calentamiento global", aseguró.
    La apreciación de Fernández no es inexacta: 2018 fue el cuarto año más caluroso de la historia desde que comenzó a medirse la temperatura del planeta en 1880, según la NASA.
    La advertencia internacional de los científicos es que el calentamiento global ya se desarrolla con olas de calor en Australia, sequías, inundaciones y la desaparición del hielo ártico y el deshielo de los glaciares, entre otros efectos.
    En Cuba un estudio local titulado Impacto del Cambio Climático y Medidas de Adaptación en Cuba afirma que desde mediados del pasado siglo la temperatura superficial del aire en la isla subió en 0,9 grados Celsius como promedio.
    El polvo del Sahara que cubre ahora esta región tras tormentas de arena y polvo del desierto alcanzan alturas de tres a siete kilómetros en la atmósfera, y registran un incremento progresivo.
    El polvo se propaga por el océano Atlántico, el mar Caribe,el sudeste de Estados Unidos, México y Centroamérica. Está cargado además por elementos nocivos como hierro, calcio, fósforo, silíceo y mercurio.
    Trae además virus, bacterias, hongos, ácaros patógenos, estafilococos y contaminantes orgánicos según explicó en una entrevista con la prensa local el Doctor en Ciencias Físicas Eugenio Mojena López, asesor del Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología La sensación de calor aumenta,aunque el polvo tiene un efecto positivo, y es que entorpece el surgimiento y desarrollo de los peligrosos ciclones tropicales "al crearles un ambiente hostil" al menos de junio a agosto.
    Un estimado es que alrededor de 90 millones de toneladas de polvo proveniente del desierto del Sahara, llegan cada año a la región del Caribe durante la primavera y el verano.
    (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en