Víctimas de atroz explosión pirotécnica muy graves

Veinte accidentados en estado crítico. País aún conmocionado

14:28, 26 dicLA HABANARedacción ANSA
(ANSA) - LA HABANA, 26 DIC - Cuba está pendiente aún hoy de las víctimas de una explosión de pirotecnia en las Parrandas de Remedio un festejo nacional muy antiguo, que terminó de manera abrupta y trágica la víspera de Navidad.
    "Se escuchó un estruendo y transcurridos unos minutos, al pasar de las ambulancias y el sobrecogimiento de los habitantes de Remedios, se supo la magnitud de los hechos", subrayó un reportaje de la prensa local.
    El saldo del accidente en Remedios, en la provincia de Villa Clara, a unos 500 kilómetros al este de La Habana fue de 22 víctimas entre estas seis niños, algunos aún en estado muy grave. La prensa local reportó hoy que las edades de los menores es de entre 11 y 15 años. El lunes 20 personas aún estaban hospitalizadas, de las cuales, hay cinco en estado crítico extremo, tres críticas, dos muy graves, dos graves y otras dos de cuidado. De los seis niños tres están reportados de críticos extremos, y los restantes de críticos.
    Las parrandas de la villa San Juan de los Remedios, en la provincia cubana de Villa Clara, centro del país surgieron en el siglo XVI, cuando un sacerdote agobiado por la ausencia de feligreses a la llamada Misa del Gallo, ideó que los muchachos del pueblo despertaran mediante una algarabía de tambores y latas para que acudieran a la ceremonia religiosa.
    Esas fiestas adoptaron después, hacia 1871, un "enfrentamiento" musical y carnavalesco entre dos barrios de la ciudad, el San Salvador y El Carmen.
    Cuando el 24 de diciembre las iglesias con sus campanadas anuncian las 900 PM, los dos bandos contrincantes lanzan carrozas similares a las de los carnavales para competir.
    También estalla una "guerra" de fuegos artificiales, morteros y bengalas, que el día 24 pasado causaron, todo parece indicar, la tragedia.
    "Yo estaba situado en las calles donde se ubica la carroza del barrio San Salvador. El primer fuego se inició a las diez de la noche y, desde ese momento, vi que comenzó a salir mal, pues no subía a la altura que debía; de hecho, estaba cayendo encima de los mismos artilleros" contó al diario oficial Granma un periodista de Remedios que fue testigo.
    "Se vio subir el fuego a metros de altura, y cayó en medio del Parque Central que estaba lleno de personas. Al lado mío comenzaron a pasar las ambulancias y me doy cuenta de la gravedad de lo sucedido", agregó.
    En declaraciones a la prensa de la provincia, el doctor que trata a las víctimas dijo al diario que en este tipo de quemaduras hay que esperar las primeras 72 horas para ver la evolución de cada paciente, "por lo que los pronósticos son bien reservados".
    Granma por su parte explicó que el uso en Cuba de explosivos o sustancias químicas para fuegos artificiales fuertemente regulado. En el Código Penal vigente se establecen las sanciones a las que se somete una persona que, sin la debida autorización, incurra en este delito, expuso. Aclaró que las festividades como las Parrandas requieren, por tanto, de permisos especiales y también de medidas de seguridad "para evitar sucesos tan lamentables. En este caso, los hechos están bajo investigación", expuso. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en