Clima impiadoso con la isla

En 2017, hubo lluvias, sequías, calores y fríos a destiempo

16:14, 26 dicLA HABANARedacción ANSA
(ANSA) - LA HABANA, 26 DIC - Un reporte meteorológico de Cuba para 2017 lleno de record de calor, sequías y lluvias torrenciales a destiempo parece probar que el calentamiento global y sus secuelas no son producto de mentes "creativas".
    El año que termina tuvo un clímax catastrófico al sufrir la isla el cuarto huracán de la temporada ciclónica en septiembre con 10 muertes y gran destrucción en la economía. Un análisis retrospectivo de los acontecimientos anuales en el año publicado por la prensa local mencionó que las temperaturas extremas medias nacionales estuvieron 0.7 grados Celsius por encima de la norma. "Hubo tres récords de máxima: 33.9 grados centígrados en Contramaestre, Santiago de Cuba, y en Esmeralda, Camagüey, ambas localidades y de 33.7 grados en Holguín, todas las localidades en el extremo este isleño. El calor y las lluvias torrenciales, estas últimas nada comunes en la modesta etapa invernal cubana, invadieron ese parte anual "fresco". Ocurrieron vientos fuertes y afectaciones en techos de viviendas e incluso el vuelco de un ómnibus con un saldo de 4 heridos en un área costera de La Habana.
    Con uno de los frentes fríos que suelen traer aire polar muy atenuado a este país tropical llegaron rachas de viento superiores a 60 kilómetros por hora, causando fuertes marejadas e inundaciones costeras también en la provincia de La Habana. En una provincia vecina, Artemisa, el mar avanzó hasta 90 metros tierra adentro. Pese a las lluvias, los períodos de sequía intensa y a destiempo impidieron una "bonanza" en acumulación de agua, que cayó solo en un 70,4% del promedio histórico mensual.
    "A nosotros nos sorprendió el huracán Irma, pero no tanto porque ya nos hemos ido acostumbrando a las inclemencias inesperadas del tiempo", dijo a ANSA David Palomo, residente en un barrio de la capital. "Con Irma los cables de la electricidad y del teléfono nos cayeron en mi techo. En la cocina entraron olas de agua. Las ventanas filtraban a causa del golpe del viento cuando pensábamos que el ciclón pasaría lejos", contó.
    Palomo agradeció "a Dios y a la compañía eléctrica" que los cables conductores estuvieran desconectados cuando cayeron sobre su casa. "Se evitó un gran fuego", aseguró. Los cables conductores de electricidad y teléfono no solo resultaron dañados durante el paso del huracán. También en otras localidades y por otros fenómenos.
    El reporte mencionó un tornado en febrero por la provincia occidental de Pinar del Río. La inesperada y violenta espiral de vientos y lluvias afectó viviendas y tendido de cables públicos.
    El valor medio de la cantidad de lluvia caída representó el 69,9 % del promedio histórico mensual.
    En mayo, ya entrando el caluroso verano cubano, hubo un "colmo" porque entró un "frente frío". Este diciembre que termina las temperaturas mínimas quedaron varias veces por debajo de los 10 grados C en zonas de la mitad occidental del país. Un valor llamativo pero no un record fue el de 6.5 grados C, hasta ahora el más frío del año.
    También han ocurrido lluvias intensas en las provincias orientales e inundaciones, a causa del desbordamiento de ríos.
    Y a los cubanos les esperan aún algunas sorpresas del año 2017. Un resumen de diciembre será publicado en la web del Instituto Nacional de Meteorología en las primeras semanas de 2018. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en