La hora de la bicicleta en La Habana

Nuevo proyecto para una ciudad "más accesible"

La hora de la bicicleta en Cuba (foto: ANSA)
12:52, 09 eneLA HABANAPor Francisco Forteza

   (ANSA) - LA HABANA, 8 ENE - La capital de Cuba buscará "recuperar" la bicicleta entre sus proyectos para aliviar tensos problemas de transporte público y de abastecimiento de combustible.
    Un proyecto al respecto se desarrollará desde 2017 al 2020 para implanter a las dos ruedas como transporte público "más limpio y accesible" en La Habana, que tiene a más de dos millones de habitantes y un creciente flujo de turismo extranjeros.
    Según reveló en su página digital la Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas, una asociación internacional que agrupa a 30 ciudades de la región, se aspira a que un número potencial de cinco millones de personas se muevan en el transporte público en la ciudad, tanto en autobuses como en bicicleta.
    El transporte público habanero, y también en el resto de la isla, ha sido un verdadero dolor de cabeza para las autoridades, que han tratado de atenuarlo de diversas maneras en especial en lapsos de severa crisis económica.
    Un ejemplo fue el "Período Especial" cuando las secuelas de la disolución de la Unión Soviética, que era el socio comercial clave del país, obligaron al gobierno a tomar medidas urgentes en el transporte tras la caída de las importaciones de petróleo.
    Los pintorescos "camellos", o sea unos autobuses adaptados de gran longitud propulsados por camiones pesados, se movían con dificultad por avenidas y calles estrechas habaneras, pero no resolvían por sí solos el grave problema. Entonces entraron a "jugar" centenares de miles de bicicletas de fabricación soviética que el gobierno vendía a los ciudadanos por precios bajos y facilidades de pagos.
    El proyecto actual de "bicicleta pública", pese a que coincide con nuevas tensiones económicas que demandan ahorro de petróleo, está también dirigido al turismo y ha sido diseñado a partir de modelos europeos especialmente. Una descripción sencilla del método es que una persona toma una bicicleta en un sector de la ciudad y se mueve con ella hasta otro, donde la deja. En algunas ciudades del mundo el sistema es gratuito y en otros se paga mediante tarjetas personales.
    No obstante, las "bicis", antes añoradas básicamente por los niños, no serán el centro, sino un suplemento más, del programa para mejorar el atribulado transporte público habanero.
    Un estudio reciente de este asunto en la ciudad reveló que el transporte público "no satisface ni en cantidad ni en calidad la demanda", pese a autorizaciones de autobuses y taxis privados. Ese estudio aseguró que, por ahora, los habaneros prefieren caminar a tomar el transporte público o la bicicleta. El 57,3% de los desplazamientos son a pie, mientras que solo el 15,7% toma el transporte público y el 1,8% pedalea. "No tengo nada contra la bicicleta", aseguró Serafín Sánchez, de 65 años, a ANSA, "pero tengo que reconocer que tengo un rechazo contra ella desde los años 90", confesó. "Es verdad que ahorra y no se depende de esperar la 'guagua' (ómnibus público NDR), pero te deja deshecho". Es para gente muy joven", agregó.
    No obstante, Jaime Pelayo, hoy de 76 años, "se movió" por La Habana con su "bici", muy antigua y de marca "Besa", según explicó, hasta cumplir los 75 y por 30 años consecutivos. "Hoy, para mí, es una reliquia aunque la uso aún para ir a comprar el pan", contó.(ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en