Viáfara el futbolista acusado de narco

Fue extraditado hoy a EEUU acusado. Historia de un declive

15:50, 23 eneBOGOTARedacción ANSA
(ANSA) - BOGOTA, 23 ENE - Pasé "de compartir con (Lionel) Messi a compartir una celda con alguien que ha estado en guerra", describió el exfutbolista colombiano John Viáfara, extraditado este jueves a Estados Unidos, acusado de delitos de narcotráfico.
    Viáfara, aquel que se coronó campeón de la Copa Libertadores en 2004 con el modesto Once Caldas que venció en la final al encopetado Boca Juniors de Carlos Bianchi, que se enfundó las casacas de los ingleses Portsmouth y Southampton, del español Real Sociedad y de la selección, fue subido hoy esposado a un avión de la DEA y conducido a una prisión estadounidense.
    El exmediocampista fue arrestado el 19 de marzo de 2019 en la población de Jamundí, en el departamento del Valle del Cauca, suroeste, junto a otras cuatro personas acusados de hacer parte de una red de traficantes de droga.
    "Tengo que ir y escuchar de qué se me acusa", dijo hoy Viáfara al canal de deportes local Win Sport, poco antes de ser fichado, registrado y subido a una aeronave privada bajo la custodia de agentes federales norteamericanos.
    El y los demás detenidos están acusados por la Corte para el Distrito Este de Texas de haberse asociado para enviar cargamentos de cocaína a través de lanchas rápidas y semisumergibles desde el Océano Pacífico colombiano hacia Centroamérica, con destino final Estados Unidos.
    En los últimos meses, antes de que la Corte Suprema de Justicia revisara el pedido de envío hecho por la justicia norteamericana y que el presidente, Iván Duque, firmara su extradición, Viáfara estuvo en el pabellón de extraditables de la cárcel La Picota, en Bogotá.
    Allí jugó fútbol, organizó torneos con compañeros de celda, conoció "hombres de batalla", siguió los partidos de la liga local, empezó a escribir un libro de su vida y dijo sentirse "libre", según la descripción que hizo en su relato este jueves.
    "Creo que preso estuve en la calle, ahora creo que soy libre", dijo el exmediocampista, al admitir que su verdadera prisión fueron las "apariencias". A manera de confesión, lamentó haberse dejado "llevar de la fama y del ambiente" y de abandonar a Dios, a quien dijo se encomienda a diario.
    Viáfara no afirmó ni desmintió las acusaciones en su contra, insistió en que cualquier persona puede verse inmersa en una situación como la suya por estar en el lugar y con las personas equivocadas, y terminar señalado de "conspirar" contra las leyes de Estados Unidos.
    Insistió en que su país desconoce los "párrafos en inglés" que tiene la Constitución colombiana y dijo estar "tranquilo y seguro" de su proceder.
    Viáfara despuntó en el fútbol en 1998 en el Deportivo Pasto, fue fichado por el América de Cali y luego saltó al Once Caldas, equipo con el que logró el título de la Copa Libertadores, incluso marcó un gol en la final.
    Como jugador era un mediocampista espigado y fuerte, cuya virtud era el quite de balón y los remates a gol desde fuera del área. Esas condiciones lo llevaron a jugar en la Liga Premier de Inglaterra y en la Liga española.
    Tras su regreso al país, volvió a Once Caldas donde se coronó campeón en 2009 y luego llegó su declive futbolístico que lo llevó a vestir las casacas de cinco equipos antes de abandonar el fútbol en silencio, sin despedidas de amigos, ni partidos de homenaje.
    Integró la selección colombiana que disputó la Copa América de Perú (2004) y de Venezuela (2007) y cuando la llama de su fútbol se apagó no volvió a ser tenido en cuenta.
    Hoy marchó a Estados Unidos con la promesa de concluir el libro de su vida, la de un hombre que jugó al fútbol, alcanzó la gloria y terminó en una cárcel en Estados Unidos. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en