Temor a la amenaza de ISIS, Al-Qaeda, Hezbolá

Conclusiones de cumbre antiterrorismo en Bogotá

18:40, 20 eneBOGOTARedacción ANSA
(ANSA) - BOGOTA, 20 ENE - Al menos 18 naciones de América y el Caribe coincidieron este lunes en que "organizaciones terroristas" como ISIS, Al-Qaeda, Hezbolá y los grupos guerrilleros ELN y Sendero Luminoso son una "amenaza" para la seguridad regional.
    A esa conclusión llegaron los cancilleres de esos países, incluido el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, tras ponerle fin a la tercera Conferencia Ministerial Hemisférica de Lucha contra el Terrorismo que se llevó a cabo en Bogotá.
    Frente a ISIS/Daesh, Al-Qaeda y sus organizaciones afiliadas, las naciones reunidas dijeron que "constituyen una amenaza a la seguridad colectiva, a la seguridad de los ciudadanos dentro y fuera de sus territorios, y a todas las personas dentro de sus respectivas jurisdicciones".
    Sobre Hezbolá, la declaración conjunta destacó la "preocupación" por su presencia y las "actividades" que -dijo- adelantan en "algunas áreas del hemisferio occidental".
    Sin embargo, alentaron la labor que algunas naciones realizan para "contrarrestar" las actividades que ejercen las redes de ese grupo violento e invitaron a que más países se sumen para frenar su presencia y "amenaza" regional.
    Previó a la declaración final, Pompeo dijo que era inaceptable la presencia de Hezbolá en Venezuela, mientras el presidente anfitrión, Iván Duque, coincidió en señalar que había "células" de esa organización en territorio de su vecino, las cuales contaban con "la anuencia y la connivencia de la dictadura de Nicolás Maduro".
    Las naciones firmante reconocieron que las "acciones" del Ejército de Liberación Nacional (ELN) eran una "amenaza a la estabilidad de la región", incluso rechazaron que esa organización aprovechará la "debilidad institucional" de países como Venezuela para "potenciar" su accionar.
    Además "expresaron su rechazo a las actividades criminales de Sendero Luminoso" y condenaron en general cualquier manifestación de terrorismo, por constituirse en una "amenaza" para la paz y la seguridad, los "derechos humanos" y hasta la "estabilidad democrática".
    También advirtieron que "terrorismo transnacional no conoce frontera geográfica" y ratificaron su compromiso a negar cualquier clase de "refugio, asilo, albergue" y "apoyo" a los terroristas y sus redes.
    Los países reunidos coincidieron en la necesidad de afinar sus mecanismos internos y la colaboración regional para combatir todos los fenómenos de la violencia derivada del terrorismo.
    Al encuentro de este lunes en Bogotá asistieron delegados de Argentina, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Estados Unidos, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, República Dominicana, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucia.
    Además de observadores de Israel, México, Uruguay, Venezuela, del Comité contra el Terrorismo de las Naciones Unidas, del Comité Interamericano contra el Terrorismo (OEA), así como de Interpol y Ameripol.
    Incluso estuvo presente Juan Guaidó, diputado opositor y autoproclamado presidente de Venezuela, condición que unas 50 naciones le reconocen.
    La próxima reunión de la Conferencia se llevará a cabo en Perú, que se ofreció como sede.
    Las dos primeras ediciones de esta cumbre se realizaron en Washington y Buenos Aires. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en