Mueren ocho niños en un ataque del ejército

Defensa valoró la operación militar, se obró con "legitimidad"

El ministro de Defensa, Guillermo Botero, en el centro de la escena
El ministro de Defensa, Guillermo Botero, en el centro de la escena (foto: ANSA)
17:48, 06 novBOGOTAPor Oscar Escamilla

(ANSA) - BOGOTA, 6 NOV - El ministro de Defensa colombiano, Guillermo Botero, redujo este miércoles a "información especulativa" y "tergiversada" las denuncias hechas por el senador Roy Barreras sobre la muerte de siete -luego se comprob{o que eran ocho- menores en un bombardeo militar contra un campamento de disidentes de las FARC.
    Barreras, del independiente Partido de La U (centro), lideró la noche del martes un debate de moción de censura contra Botero en el Legislativo y como parte de sus argumentos sobre la gestión del Ministro reveló que en el bombardeo del pasado 29 de agosto contra alias "Gildardo Cucho", en San Vicente del Caguán, departamento del Caquetá (sur), murieron siete menores de edad.
    "Más allá de la coyuntura política lo que tiene que contar es la legitimidad y los instrumentos jurídicos y legítimos para combatir estas amenazas; este debate debe darse con toda la rigurosidad y la responsabilidad, no puede un debate político lleno de imprecisiones y partes a medias ser la última palabra en este asunto", refutó hoy Botero.
    Añadió que hasta el momento el Ministerio no ha recibido "solicitud de información de posible responsabilidad de las fuerzas militares" por este caso y defendió el procedimiento de la operación.
    El Ministro citó a una conferencia de prensa donde presentó una serie de datos sobre el valor y la legitimidad de esa operativo militar y se negó a responder si dejaría su cargo, tras las graves denuncias del senador Barreras.
    Sin embargo, Botero podría convertirse en el primer ministro en la historia reciente del país que se marche de su cargo si prospera la moción de censura en su contra que se tramita en el Senado, que debe votarse en una semana y que hoy cuenta con los votos suficientes para su partida de la cartera de Defensa.
    Lo que el senador Barreras denunció y hoy reiteró es que el ejército lanzó un ataque contra el campamento "Gildardo Cucho", presentó la operación en la que murieron 14 personas como un logro militar, pero calló que en el sitio del ataque estaban al menos siete menores de edad, que no estaban con los disidentes por voluntad propia.
    Se trataba de niñas y adolescentes que entre los 13 y los 17 años de edad, reclutados a la fuerza apenas meses antes del bombardeo por esas estructuras criminales, como lo reveló este miércoles Herner Carreño, personero del municipio de Puerto Rico (Caquetá).
    Carreño informó meses antes del ataque militar a varias autoridades en reuniones oficiales del reclutamiento forzado de menores de edad en Caquetá por parte de disidentes de las FARC, y dijo conocer de tres casos de niñas de 13, 16 y 17 años raptadas de sus hogares, pero su versión no fue tenida en cuenta.
    "Tenemos plena certeza de que se trató de una operación legítima, legal y en el marco del derecho internacional humanitario, acatando todos y cada uno de sus principios y pormenores", aseguró hoy el general Luis Fernando Navarro, comandante de las fuerzas militares.
    Navarro acudió a la declaración junto al ministro Botero y defendió la actuación de sus hombres, sin asumir responsabilidades y tras asegurar que "quien infringe el derecho internacional humanitario es quien coloca a una persona protegida en un riesgo que no debe soportar".
    El personero Carreño recordó que el bombardeo al campamento de "Gildardo Cucho" ocurrió doce horas después de que un grupo de exguerrilleros de las FARC anunciara su regreso a las armas y aseguró que el gobierno sabía que allí había menores de edad.
    "Es cuando el gobierno, en una decisión acelerada, ordenó un bombardeo a un campamento de disidencia de las FARC, sabiendo que ahí había niños niñas y adolescentes; pero en el afán de querer enviar ese mensaje le cuesta la vida a siete niños del departamento del Caquetá, tres de ellos que fueron resultados del municipio Puerto Rico", preció Carreño.
    "El único pecado de estos niños es vivir en una zona del conflicto donde históricamente ha brillado la ausencia del Estado", se lamentó el funcionario.
    Políticos de todos los partidos, salvo del gobiernista Centro Democrático (derecha), han pedido la renuncia inmediata de Botero. Hasta ahora el presidente, Iván Duque, no se ha manifestado sobre las denuncias y la situación de su ministro.
    (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en