El espectáculo de las ballenas jorobadas

Se inicia temporada de avistamiento de estos cetáceos

Las ballenas jorobadas se acercan al Pacífico (foto: Ansa)
14:09, 14 julBOGOTAPor Oscar Escamilla

(ANSA) - BOGOTA, 14 JUL - La temporada de avistamiento de ballenas jorobadas se abre este lunes en una zona amplia del Pacífico colombiano, que se cree atraerá este año a unos 30 mil turistas.
    El cálculo es que cerca de 3 mil animales lleguen, como cada periodo, a los Parques Nacionales Naturales de Uramba Bahía Málaga, Gorgona y Utría, tras una travesía de unos 8 mil kilómetros desde la Antártida.
    Jorge Iván Sánchez, jefe encargado del Parque Nacional Uramba Bahía Málaga, explicó a ANSA que estos mamíferos llegan hasta las aguas cálidas en estas tres zonas del océano Pacífico para "dar alumbramiento a sus ballenatos y aparearse".
    "Estos animales vienen en busca de aguas más tranquilas y cálidas", agregó Sánchez.
    Las ballenas jorobadas o yubartas se instalan en estas áreas marítimas por espacio de tres meses, hasta mediados de octubre, cuando retornar a la Antártida, muchas de ellas con sus nuevas crías a las que les han enseñado durante ese periodo cosas básicas en aguas sosegadas.
    Sin embargo, estos imponentes animales no están exentos de la intervención del hombre, razón por la cual las autoridades deben ordenar los avistamientos con una serie de recomendaciones obligatorias.
    "Los primeros avistamientos que se hacían a nivel de ecoturístico eran masivos: varias embarcaciones a la vez, se perseguía a los animales, se presentaron colisiones, las lanchas se atravesaban entre la ballena y su cría, en fin, una serie de acciones inoportunas", describió Sánchez.
    Desde 2010, con la experiencia recabada por organizaciones dedicadas al estudio de estos cetáceos, y con la declaración de parque nacionales naturales, las autoridades establecieron unas reglas de comportamiento para permitir la observación de las ballenas.
    Entre otras, los turistas deben escuchar una inducción previa al avistamiento, desplazarse en embarcaciones autorizadas, con un "intérprete ambiental" a bordo, no hacer ruido, ni intentar tocar a los animales o darles de comer.
    Tampoco se permite que haya más de tres embarcaciones cerca de las ballenas, estar a una 200 metros como mínimo de distancia, con los motores de las lanchas a baja velocidad, entre otras medidas.
    "Las ballenas vienen a sus lugares de descanso y tranquilidad, no hay que importunarlas", aseguró Sánchez, tras advertir que el avistamiento no escapa de la "connotación comercial", por lo que es indispensable "ordenar" las visitas para que resulte un ejercicio "sostenible". (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en