Comercialización de especies exóticas

Van decomisadas más de 250 mil plantas y unos 25 mil animales

Tráfico de fauna afecta biodiversidad en Colombia
Tráfico de fauna afecta biodiversidad en Colombia (foto: José Roberto Arango)
21:58, 25 dicBOGOTARedacción ANSA

   (ANSA) - BOGOTA, 25 DIC - El tráfico ilegal de especies de fauna y flora se ha convertido en un drama para Colombia, considerado uno de los países más biodiversos del mundo.
    La tragedia aumenta durante los periodos vacacionales, como el actual, por cuenta del desplazamiento de millones de personas hacia lugares de veraneo, zonas de playa e incluso selvas, donde la oferta de animales no domésticos o plantas no ornamentales es habitual.
    De acuerdo con datos de la Policía, a lo largo de este año las autoridades decomisaron 254.217 especies de flora y 24.466 de fauna, y fueron arrestadas 5.759 personas acusadas de delitos contra el ambiente.
    Las plantas más comercializadas en ese tráfico ilegal son la palma, la guadua que es un tipo de bambú local, el árbol de hojarasco, las palmas de vino y de cera, así como el musgo.
    Mientras que los animales raptados de su hábitat, que hacen parte de este mercado negro de especies, son principalmente las tortugas hicoteas, que algunas regiones del país se consumen, además de iguanas y babillas.
    "Esto es realmente inadmisible, así que le pedimos a todos que piensen en el país, en nuestra riqueza natural y no pongan en juego nuestra biodiversidad", reclamó Luis Gilberto Murillo, ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible.
    "Pedimos la colaboración de toda la comunidad para que le diga no al tráfico ilegal de especies", agregó Murillo.
    El ministro se quejó porque algunos turistas de grandes ciudades suelen "regresar a sus casas con una mascota diferente; llevando consigo loros, osos perezosos, micos y otras especies de interés para la biodiversidad".
    Pese a que las condenas por este tipo de delito aumentaron, ya que una persona que sea aprehendida comercializando con especies puede ser condenada a penas de prisión de entre 4 a 9 años y el pago de una multa, esta práctica ilegal se sigue ejerciendo.
    "El mensaje de la Policía en esta época es decirle a las personas que salen de sus ciudades que no trasladen especies silvestres, que las dejen en su hábitat, porque estamos afectando enormemente el ecosistema", añadió la mayor Paula Andrea Ortiz, jefe del área de Protección Ambiental y Ecológica de la Policía.
    Además de las regulaciones, el control en carreteras, los acuerdos con empresas de transporte terrestre y aéreo para no transportar este tipo de especies, las autoridades han capacitado a comunidades indígenas en el sur del país, para que ejerzan de protectores de animales y plantas.
    Quienes se dedican a este de tipo de comercio ilegal son gentes de zonas pobres y marginales que encuentran un modo de ganancia fácil en la captura de animales silvestres para ofrecerlos como mascotas a los viajeros en carreteras del norte, de la zona cafetera y en algunos departamentos del sur del país.
    La mayor Ortiz y el ministro Murillo reclamaron de la comunidad en general denunciar esta práctica y urgieron a quienes tiene este tipo de animales en sus casas contactar a las autoridades ambientales para entregar las especies y que puedan retornar a sus lugares de procedencia.
    (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en