Tras los pasos del italiano Angiolo Mazzoni

El arquitecto tendió un puente artístico entre Bogotá y Roma

15:35, 25 junBOGOTARedacción ANSA
(ANSA) - BOGOTA, 25 JUN - En un viaje al recuerdo para rescatar la obra, el pensamiento y los aportes al valor de lo colombiano se convirtió la exposición en Bogotá del arquitecto italiano Angiolo Mazzoni Del Grande.
    "Mazzoni ocupa un gran puesto por ser uno de los intérpretes de la arquitectura funcional; por ser uno de los hombres que aportaron a la modernidad en Italia, a través de su infraestructura", le dijo a ANSA Paola Pettenella, responsable del archivo histórico del Museo di Arte Moderna e Contemporánea di Trento e Rovereto (Mart). Desde el pasado 15 de junio abrió al público la exposición del arquitecto e ingeniero boloñés, perteneciente a la corriente futurista de la primera mitad del siglo XX, quien trabajó para el gobierno fascista y creó varios de los edificios públicos que aún permanecen en pie en Roma.
    La historia de Mazzoni en Colombia comenzó en marzo de 1948 cuando llegó junto a su familia a Barranquilla, con ayuda de su amigo el expresidente Eduardo Santos (1938-1942), tío abuelo del actual mandatario, Juan Manuel Santos.
    A su arribo, Mazzoni se ocupó durante dos años como profesor de la Universidad Nacional de Colombia, el alma mater del país, luego trabajó en el Ministerio de Obras Públicas, para luego convertirse en arquitecto particular hasta 1963, cuando regresó a Roma, en donde murió 1979.
    Durante los 15 años que estuvo en el país, el arquitecto diseñó lo que hoy se conoce en Bogotá como el Monumento de Los Héroes, un lugar de referencia del norte de la ciudad, cuya obra total no se edificó y tan solo quedó la parte frontal de lo que inicialmente se planteó.
    El italiano también levantó el edificio de la Policía Nacional hoy ocupado por la Dirección de Impuestos Nacionales (Dian), trazó los bosquejos de lo que sería la Plaza de Bolívar y el Palacio de Nariño (sede de gobierno) y la estación de ferrocarril de la capital.
    También trabajó en arquitectura religiosa con la construcción de la Catedral Metropolitana María Reina de Barranquilla y la restauración de la Iglesia de San Francisco de Bogotá.
    Mazzoni llegó al país junto a otros arquitectos e ingenieros italianos, tras la Segunda Guerra Mundial, y quienes transformaron el paisaje bogotano como Bruno Violi, Doménico Parma y Vincenzo Nasi.
    Sin embargo, Mazzoni entró en el olvido, a diferencia de sus compatriotas, hasta que llegó a su rescate la profesora Olimpia Niglio, curadora de la exposición que se adelanta en la Universidad Jorge Tadeo Lozano de Bogotá y que concluye el próximo 29 de julio.
    Durante más de un año, la académica buscó en archivo locales para dar cuenta del paso de su compatriota y sus aportes a la arquitectura local, que van desde las obras antes descritas hasta el rescate del uso de colores (azul, verde, amarillo, naranja y rojo) y de materiales locales en sus propuestas.
    "Ciertamente, Mazzoni en Colombia se sintió atraído por la naturaleza, la belleza de los colores del cielo, de las flores y del paisaje y todo eso se reflejó pronto en sus dibujos y en el armonía de sus proyectos", escribió Niglio en su libro "Angiolo Mazzoni: acercamiento de la cultura arquitectónica italiana en Colombia (1948-1963)".
    Niglio le dijo a ANSA que uno de los grandes valores de Mazzoni fue el haber creado "un puente" entre Italia y Colombia con una "fuerza creativa amplia e interesante" que contribuyó al pensamiento de los arquitectos que se formaron luego de su paso por el país.
    Ana Patricia Montoya, doctora en arte y arquitectura y docente de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, comentó que pese a ser "un personaje olvidado en la historia del país" el gran aporte de Mazzoni fue el "de la valoración del patrimonio cultural colombiano".
    "Tendemos a mirar más hacia adelante que hacia atrás y nuestra cultura apenas esté empezando a tener una mirada a su pasado", sostuvo Montoya. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en