Greenpeace advierte por "extremo estrés hídrico"

Disponibilidad de agua bajaría hasta 50% de aquí a 10 años

Sequía en Chile
Sequía en Chile (foto: EPA)
18:30, 15 eneSANTIAGO DEL CILERedacción ANSA

(ANSA) - SANTIAGO DEL CILE, 15 GEN - Greenpeace alertó sobre fuerte baja en la disponibilidad de agua dentro de 10 años en Chile, hasta un 50%, debido a la disminución de los caudales de los ríos y el incremento de las temperaturas.
    El estudio de la Universidad de Chile "Actualización del Balance Hídrico Nacional" concluyó, a través de modelos climáticos de análisis, un aumento de temperaturas de hasta 2,5°C en distintos puntos del territorio y una fuerte caída en las precipitaciones que podría llegar hasta 25% en la zona centro y hasta 40% en la zona sur.
    Los expertos analizaron durante cinco años las 174 cuencas hidrográficas de todo el país para ver los posibles escenarios de disponibilidad de agua a futuro, desde el extremo norte hasta el límite austral del continente y Rapa Nui.
    El trabajo, realizado para la Dirección General de Aguas (DGA), identificó además las principales variaciones hidroclimáticas entre el período 1985-2015 respecto al período 1955-1985 y alerta sobre la disminución generalizada de recursos hídricos a la fecha.
    Greenpeace comentó que la crítica situación ya se está apreciando en los diferentes ríos y embalses del país, lo que lleva a Chile a estar en el lugar 18, a nivel mundial, a punto de entrar en extremo estrés hídrico, según un informe del Water Resource Institute.
    "Hoy lo que vemos es que el otorgamiento de derechos (de agua a privados) sigue aumentando exponencialmente, donde el 98% del agua es utilizada para usos industriales, agrícolas, forestales y mineros, mientras el 2% restante del agua es para el consumo de la población", se quejó Greenpeace.
    La política pública ha ido en la dirección contraria a la realidad climática e hidrológica y "mientras las lluvias disminuyen y la disponibilidad de agua sigue reduciéndose, entre 2016 y 2020 el número de derechos de agua otorgados aumentó en todas las cuencas. Eso es incomprensible", denunció González.
    Añadió que todas las proyecciones científicas apuntan a que esta situación se agudizará, lo que hace más urgente priorizar el agua y garantizarla como derecho.
    Greenpeace Chile llamó a los futuros constituyentes -convocados a redactar un nuevo contrato social y que serán elegidos el 11 de abril- a poner fin al modelo de gestión que entrega a grandes empresas derechos de agua hasta tres veces más que la disponible, poniendo en riesgo el suministro de personas y ecosistema.
    "El problema del agua es nacional, histórico y colectivo.
    Por eso, debemos resolverlo en conjunto y qué mejor que hacerlo en el marco de una nueva Constitución", recalcó la activista.
    Acusó que "el agua en Chile se compra como 'títulos de propiedad', por lo que empresas transnacionales son dueñas de ríos completos" y llamó la atención de que el agua en el mundo vale tanto que ahora en otros países se cotiza en Wall Street.
    El estudio "Actualización del Balance Hídrico Nacional" está centrado principalmente en la zona centro y sur del país, donde se aprecia con mayor intensidad la baja en el caudal de los ríos.
    Aunque existen diferencias metodológicas que dificultan una comparación absoluta con las cifras registradas entre 1955-1985, los investigadores plantean que en las últimas tres décadas los caudales de las cuencas del Aconcagua, Maipo, Rapel, Mataquito y Maule han disminuido entre 13% y 37%.
    En la zona sur, gran parte de las cuencas analizadas presentan una baja de caudal que oscila entre 3% y 32%, a excepción de los ríos Bío-Bío, Imperial y Queule, que habrían experimentado aumentos significativos.
    La zona centro norte -desde Arica hasta el Maule- registra una disminución en la precipitación anual promedio de un 29%.
    Sin embargo, eso no explica todo el cambio en las cuencas.
    "Si uno analiza lo que está pasando desde 1985 al 2015, se va sintiendo poco a poco el efecto que tiene la disminución de las precipitaciones, pero hay otros factores, como el cambio de uso del suelo, que no hemos analizado", anotó Ximena Vargas, de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile, líder del proyecto.
    En la zona sur, desde el río Itata (región del Ñuble) hasta el río Palena y cuencas del archipiélago de Las Guaitecas y de los Chonos (región de Los Lagos), uno de los cambios considerables son las precipitaciones, con una baja promedio de 10% para la zona y 37% para la cuenca más desfavorable.
    "Esta diferencia muestra que, en promedio, se tienen 866 milímetros menos de precipitación anual, respecto al estudio (DGA, 1987). Esta tendencia al secamiento es dramática en toda la zona de estudio, pudiendo alcanzar en algunas zonas disminuciones por sobre 1.000 milímetros al año", sentenció.
    (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en