Más denuncias, ahora Sagrados Corazones

Entre ellos, emblemático cura de apostolado entre los pobres

La catedral metropolitana de Santiago
La catedral metropolitana de Santiago (foto: ANSA)
11:55, 06 agoSANTIAGO DE CHILERedacción ANSA

(ANSA) - SANTIAGO DE CHILE, 6 AGO - La Congregación de los Sagrados Corazones (SSCC) en Chile reconoció la existencia de nuevas denuncias contra el sancionado cura Gerardo Joannon y otros tres sacerdotes, dos ya fallecidos.
    Entre estos últimos, Enrique Moreno, emblemático religioso de notable apostolado entre los pobres, detenido tras el golpe militar de 1973 y llevado al campo de concentración del Estadio Nacional, donde realizó la primera misa con mendrugos de pan como hostias que repartió entre los presos políticos.
    René Cabezón, provincial de los SSCC, señaló que "hay mucha pena, de antes ya estábamos trabajando el tema de Enrique. Por todos estos casos los sentimientos de la congregación son de gran tristeza, porque son cosas incomprensibles y duras. Uno tiene que hablar con las víctimas, con los familiares de los implicados y los hermanos de la congregación, que están desolados".
    Cuando la opinión pública no se repone del informe sobre la doble vida del fallecido cura Renato Poblete, quien fuera capellán de la mayor obra de los jesuitas, el Hogar de Cristo, los Sagrados Corazones anunciaron una investigación previa canónica contra Joannon, quien ya fue investigado por las adopciones ilegales de bebés de adolescentes, a las cuales, en muchos casos, se les dijo que sus hijos habían nacido muertos.
    Las nuevas revelaciones son por abusos sexuales de niñas que estudiaron a fines de los 80 en el prestigioso colegio de las Monjas Francesas, donde Joannon ejercía de guía espiritual.
    El estremecedor testimonio de Carolina Marín, hoy de 46 años, fue dado a conocer por radio Bío Bío impactando a las distintas instancias sociales, educacionales y eclesiales.
    La mujer relató que Joannon -el carismático cura que entonces bordeaba los 44 años llegaba en moto al colegio- fue su guía espiritual para la preparación de la primera comunión, y que aprovechaba distintas oportunidades para acariciarle las piernas. "Cuando estábamos en la salita, siempre estábamos cara a cara y él se inclinaba hacia mí y me acariciaba las piernas. Un día su mano subió a mi vagina", relató Carolina Marín. Los abusos se prolongaron desde los ocho hasta los 12 años.
    Pero no solo Joannon abusó de ella e intentó violarla. Hubo otros dos religiosos que siguieron sus pasos, entre los 15 y 20 años.
    Carolina rememoró que Joannon "al principio era muy afectuoso conmigo, era dulce con sus palabras, me tomaba de la mano". Pero un día todo cambió. A Joannon no le gustaba que la niña usara panties (medias). Le decía que Dios la había hecho fuerte y valiente para soportar el frío. En adelante sólo vistió calcetas.
    "De las caricias a mis piernas pasó a la entrepierna, a susurrarme al oído que era nuestro secreto y que mi silencio era muestra de mi gran amor con Dios, que me iba a recibir con mayor felicidad cuando comulgara con él", continuó.
    La lascivia de Joannon fue en incremento, obligándola a masturbarlo y realizarle sexo oral e incluso intentó violarla, justificándose con que eran actos que la acercaban a la santidad. Según radio Bío Bío, personas que conocieron a Joannon cuentan que en la congregación era un secreto a voces sus relaciones con monjas, alumnas, apoderadas, pese a su obligación al celibato. Nunca lo cuestionaron ni dijeron nada.
    Tampoco la familia de la niña, cuando le contó a su abuela, quien la envió nuevamente a confesarse con Joannon. Buscó ayuda en otros sacerdotes, unos no le creyeron y otros nada hicieron.
    Dos años antes de terminar la secundaria ingresó al Centro de Pastoral Juvenil de la Parroquia La Anunciación, a cargo del cura Juan Andrés Peretiatkowics. Le contó sobre los abusos de Joannon, pero el sacerdote tenía el hábito de saludar a todos con un topón en la boca, práctica que era vista con total normalidad.
    "No inventes huevadas (estupideces), él es un santo", le regañó.
    La congregación confirmó que inició una "investigación previa canónica" en contra de Joannon, Peretiatkowicz y el fallecido Jorge Prieto. Agradeció "a los denunciantes por su valentía, solidarizamos con su dolor, y al mismo tiempo, compartimos los diversos sentimientos que estas situaciones causan a los familiares y amigos de estos religiosos, así como a los integrantes de nuestra Congregación".
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en