Corte anuló sentencia que absolvió a 11 indígenas

Marcha de la resistencia mapuche
Marcha de la resistencia mapuche (foto: ANSA)
19:04, 29 dicSANTIAGO DE CHILERedacción ANSA

   (ANSA) - SANTIAGO DE CHILE, 29 DIC - La Corte de Apelaciones anuló la sentencia absolutoria de 11 comuneros mapuche acusados de la muerte del matrimonio latifundista Luchsinger-Mackay, ocurrido el 4 de enero de 2013 en Vilcún, localidad rural indígena a 670 kilómetros al sur de Santiago.
   El Tribunal de Juicio Oral de Temuco decretó absolver a los inculpados al considerar que el ente persecutor no logró probar que participaron en los hechos que le costaron la vida al matrimonio conformado por Werner Luchsinger y Vivian Mackay. Los abogados querellantes decidieron ir con tres recursos de nulidad: uno a cargo de la familia, otro por parte del Ministerio Público y el tercero por la Intendencia.
   Carlos Tenorio, abogado de la familia Luchsinger, se manifestó conforme y señaló que el nuevo juicio debe realizarse en un plazo máximo de 60 días.
   "Pensamos que en el juicio se cometieron una serie de infracciones y que dan mérito al recurso interpuesto", puntualizó.
   Roberto Garrido, vocero de la Fiscalía, opinó que la resolución demuestra que "la Fiscalía realiza un trabajo serio".
   El presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura, Ricardo Ariztia, calificó la decisión de los jueces como "buena, justa y abre esperanzas de que por fin se haga justicia" para así "dejar atrás la sensación de impunidad y carencia de justicia".
   A la salida del tribunal, la machi (autoridad religiosa) Francisca Linconao encaró al abogado de la familia Luchsinger preguntándole "cuanto pagaste, esto no es un juego".
   Añadió que el fallo confirma que "como mapuche no tenemos justicia" y dijo sentirse "mal" y que "no lo esperaba".
   "Nosotros como mapuche no tenemos justicia. Los ricos tienen justicia porque tienen plata, porque compran a los jueces, entonces por eso hacen esto", opinó.
   Añadió que era "muy injusto" y reiteró su inocencia. En cambio, los querellantes dijeron que el tribunal oral incurrió en un "error" al dictar absolución al no tomar en cuenta la declaración de José Peralino, delator compensado de la causa.
   Peralino, quien luego se retractó de sus declaraciones y denunció haber sido presionado por la policía civil, relató inicialmente que los comuneros se reunieron en la casa de la machi Linconao, desde donde salieron tres vehículos hacia la granja de los Luchsinger. En el lugar atacaron con piedras la vivienda, aumentando los niveles de violencia al encontrar resistencia por parte de Werner Luchsinger. Proceden a iniciar un incendio en la casa patronal, al tiempo que seguían enfrentándose con armas de fuego al matrimonio.
   Producto del tiroteo es herido el machi Celestino Córdova -detenido horas después-, por parte del ya moribundo anciano Luchsinger, que minutos después cae muerto junto a su esposa. El tribunal oral estimó que no podía "pretenderse la obtención de una sentencia condenatoria sobre la base de un relato proporcionado hace dos años por un co acusado, incorporado a juicio por dos testigos de oídas, que evidencia serias contradicciones con el resto de la prueba de cargo y que, además, fue objeto de retractación en fase judicial".
   La Corte de Apelaciones de Temuco criticó hoy fuertemente los argumentos del tribunal en su resolución de 62 páginas y afirmó que la sentencia revisada "no cumplió con la exigencia de fundabilidad, en su expresión de razón suficiente y no contradicción.
   Por ende, escribió que múltiples y determinantes ocasiones la ley formal del pensamiento, la de derivación, al no respetarse los principios lógicos mencionados, ya que se arribó a dicha conclusión a partir de múltiples inferencias insuficientes y contradictorias en sus contenidos".
   En cuanto al testimonio de José Peralino y la posterior retractación, la Corte afirmó que se dio por acreditada debido a que fue cubierto por los medios de comunicación. "Esto resulta, aberrante, irregular y alejado de cualquier norma jurídica vigente en el país. Por cuanto, una cosa es que un imputado se retracte de sus dichos declarando en el juicio oral, y otra, muy distinta, es constatar una retractación de un imputado por la prensa", argumentó la Corte.
   También cuestionó que el tribunal no haya acogido la calificación de los hechos como "delito terrorista".(ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en