No+AFP se tomó las calles contra sistema pensión

Una multitud exigió jubilaciones dignas

Marcha en Santiago contra las AFP, administradoras de fondos de pensiones en Chile
Marcha en Santiago contra las AFP, administradoras de fondos de pensiones en Chile (foto: Ansa)
15:30, 26 marSantiagoPor Margarita Bastías

   (ANSA) - SANTIAGO DE CHILE, 26 MAR - El movimiento ciudadano No+AFP volvió a sacar a las calles a los chilenos -dos millones de personas en todo el país, según los organizadores- en la cuarta marcha multitudinaria en rechazo al sistema privado de pensiones heredado de la dictadura cívico militar (1973-1990).
    Marchas alegres, pacíficas, con toda la familia, niños, ancianos, pancartas con el ingenio popular ("lo único que falta es que me quiten lo bailao"), en el sur bajo la lluvia, en el norte, a pleno sol. Desde que irrumpió la primera manifestación -hace ocho meses por redes sociales- sorprendió la masiva adhesión evidenciando el malestar social profundo con el sistema de ahorro individual obligatorio impuesto en 1981 y al cual deben imponer todos los trabajadores en Chile. Las jubilaciones, las rentabilidades de las administradoras de fondos de pensiones, las comisiones y sus ganancias coparon la agenda mediática y obligaron al gobierno a instalar una mesa de conversaciones. De ahí, la importancia de la convocatoria simultánea hoy en 65 ciudades del país donde el grito fue común: No+AFP y la exigencia de jubilaciones dignas para toda una vida de trabajo. Seis administradoras, tres de ellas en manos de holding internacionales, manejan los aportes de los trabajadores acumulando un capital de 175 mil millones de dólares (72,8% del PIB de Chile) que no se trasluce en mejores pensiones para sus afiliados. Además, en momentos de crisis solo los afiliados deben enfrentar las pérdidas de sus ahorros mientras las AFP mantienen sus ganancias gracias a las jugosas comisiones.
    El gobierno -que en noviembre recibió la propuesta de No+AFP- rechazó de plano volver a un mecanismo de reparto. Propone modificaciones que van en la misma línea de las administradoras: aumentar la edad de jubilación (hoy mujeres en 60 años y hombres en 65) y la cotización de 10 a 15 puntos porcentuales. La pugna está hacia dónde va ese porcentaje, en el gobierno proponen a un Fondo Solidario y las administradoras quieren que vaya a cada persona. En el gabinete de la presidenta Michelle Bachelet no hay una postura común. "Ni un peso más a las AFP", dijo esta semana la ministra del Trabajo, mientras desde Hacienda (que lleva las conversaciones con el empresariado) se hizo saber que era "imprudente". El vocero del movimiento social, el dirigente bancario Luis Messina, afirmó hoy que "el congreso, el gobierno no tiene la voluntad de hacer los cambios, los cambios los vamos a hacer a medida que saquemos gente a la calle".
    En un año de elecciones presidenciales y parlamentarias, los postulantes estarán obligados a pronunciarse. El precandidato José Miguel Insulza se mostró partidario de que el 5% vaya a lo que se denomina la cuarta edad, pasados los 80 años, por lo que las pensiones actuales aumentarían automáticamente, aseguró. Messina señaló a la multitud congregada en Santiago que esperan "doblegar esta indolencia de parte de las autoridades políticas que no quieren escuchar este clamor que pide restituir un derecho fundamental".
    Para el vocero, en Chile no hay un sistema de seguridad social sino que también en el tema previsional -como en salud y educación- se instaló la lógica mercadista de ahorro y capitalización individual, lejos de todo lo que son los principios universales de seguridad social. Añadió que "la élite política, los partidos y los candidatos deben señalar claramente con qué propuesta están, si con la de los trabajadores o la de los empresarios".
    A su juicio, "la mayoría de los políticos y candidatos no le creemos, no nos van a engañar una vez más. No basta con decir 'No AFP', no basta con decir que hay que mejorar las pensiones".
    "Muchos candidatos han salido a vestirse oportunistamente con las banderas del movimiento y a prometer sistemas mixtos sin tener una propuesta concreta", acusó. Desde las administradoras, campañas por mails a los afiliados o a través de los medios de comunicación intentan desacreditar al movimiento que el año pasado logró cambiar de fondo previsional a más de medio millón de personas y otro tanto a que se saliera de la AFP Provida, una de las fundadoras del sistema.
    (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en