Racismo tras derrota de Liverpool

Mané, una de las víctimas del racismo tras derrota con Real Madrid (foto: ANSA)
14:43, 07 abrLONDRESRedacción ANSA

    (ANSA) - LONDRES, 7 ABR - La derrota de Liverpool por 3-1 en campo de Real Madrid en el duelo de ida de los cuartos de final de la Champions sirvió de excusa a los odiadores seriales en las redes, que aprovecharon para manifestar su decepción en forma de racismo.
    Esta vez, las víctimas de un flagelo que va más allá del fútbol, pero lo usa para expresarse fueron Trent Alexander-Arnold, el guineano Naby Keita y el senegalés Sadio Mané, que integran el plantel comandado por el alemán Juergen Klopp.
    Los mismos que supieron darle a Liverpool su sexto título en el torneo continental hace dos temporadas y la primera corona en la Premier League desde que adoptó ese formato en la anterior, tras una espera de más de tres décadas.
    Al lateral británico lo ridiculizaron con un "emoticon" que aludía a la imagen de un simio en respuesta a un "posteo" que publicó en Instagram, mientras que los insultos a Keita y Mané apuntaban al color de su piel.
    Liverpool no se quedó callado frente a lo sucedido y tomó posición con un comunicado en el que expresa: "Una vez más estamos hablando, y es muy triste, del abominable uso de los insultos racistas un día después de un partido".
    "Es algo absolutamente inaceptable y debe parar", agregó el club de Anfield al "condenar toda forma de discriminación" y prometer que seguirá "trabajando por la inclusión junto a nuestros patrocinadores a través de la iniciativa 'Red Together'".
    Hace poco, las autoridades del fútbol inglés solicitaron a las redes sociales tomar posición contra los abusos racistas y los mensajes cargados de odio que circulan en las mismas, en las que los jugadores son víctimas de un fenómeno que registra un crecimiento alarmante.
    Instagram prometió tomar medidas y Twitter la imitó, mientras que Liverpool fue un paso más allá y trabaja con la policía para intentar identificar a los autores de los mensajes racistas contra los jugadores de su plantel.
    A fines de marzo, el ex delantero y goleador francés del Arsenal Thierry Henry, campeón mundial en 1998, decidió abandonar las redes sociales harto del racismo y el odio que circula en las mismas.
    "Volveré sólo cuando las personas que manejan las plataformas las vigilen con el mismo celo con que cuidan que no sean violados los derechos de copyright", afirmó Henry, de 43 años, que tiene 2,3 millones de seguidores en Twitter y 2,7 millones en Instagram.
    "Es muy fácil crear una cuenta y usarla sólo para molestar a quien sea sin sufrir las consecuencias, amparados en el anonimato", explicó Henry, de cuya iniciativa se hizo eco el delantero galés Gareth Bale, cedido por Real Madrid al Tottenham Hostpur.
    "Si se organiza una campaña por muchas personas influyentes del deporte y no sólo en redes sociales, creo que podría ayudar. Si fuese así, estoy de acuerdo", afirmó Bale. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en