Argentina no duerme, "adiós Dieguito"

Argentina en las calles, la noche del adiós a Diego Maradona (foto: EPA)
23:55, 25 novBUENOS AIRESRedacción ANSA

(ANSA) - BUENOS AIRES 25 NOV - Veinte motos y una decena de móviles policiales escoltaban esta noche con el ulular de sus sirenas el cuerpo de Diego Maradona desde el hospital donde se realizó la autopsia, en la periferia de Buenos Aires, hasta la casa mortuoria que preparará el féretro para la capilla ardiente en la Casa de Gobierno.
    Una noche interminable en una Argentina en vela, plena de dolor y devoción al mito, al héroe, que no solo construyó hazañas en los campos de juego, sino que también vociferó contra las injusticias y el poder que socava a los más débiles.
    "Fuerza Dieguito", "Vamos Diego", "Dale campeón" o "Adiós Dieguito" fueron cánticos y gritos de la multitud, junto a fervorosos aplausos, en distintos lugares de la provincia y en el ingreso a la capital argentina, en el trayecto de más de 55 kilómetros, que recorrió esta noche la fúnebre caravana con el cuerpo sin vida del "10", el "dios más humanos de todos" como tituló una cadena de TV esta noche.
    La muerte de Maradona disparó en distintos puntos de Buenos Aires manifestaciones y encuentros espontáneos de argentinos movilizados en plena pandemia para dar tributo y agradecer las alegrías inolvidables prodigadas por el crack.
    En Argentina se registraron 283 muertos y 8.593 casos en las últimas 24 horas, pero ya a nadie le importó. Maradona fue también capaz de eclipsar a la peste- En San Fernando, en la periferia norte de la capital argentina, en el hospital donde se realizó la autopsia al cuerpo del legendario futbolista, decenas de personas se agolparon en la vereda para rendir su homenaje.
    Flores, velas encendidas, pancartas e imágenes de Maradona se concentraban en el Obelisco, monumento símbolo de la capital, donde centenares de personas, muchas en llanto, la mayoría con barbijos obligatorios para evitar los contagios de Covid-19, compartían penas por la partida del legendario capitán campeón del mundo con el seleccionado argentino en 1986.
    La escena, con iguales características, se repetía frente a la Bombonera, el estadio del Boca Juniors, el club donde Diego jugó y del que era hincha fanático.
    También en Villa Fiorito, el barrio pobre en el Gran Buenos Aires, donde nació el astro, el vecindario pobre le rendía su homenaje al morador más ilustre que jamás hayan tenido allí, según mostraban las televisoras.
    Incluso, en la Casa Rosada (sede presidencial), donde mañana comenzará el velatorio que durará varios días, comenzaba a agolparse fanáticos con pancartas con su foto y mensajes en grandes carteles de agradecimiento al Diez.
    Y como se hizo usual en la pandemia, el aplauso desde balcones por las víctimas o en homenaje a los médicos, también tenía su edición especial de tributo a Maradona.
    Es que a las 22 (hora local), todo el mundo en las calles, en los balcones o en las ventanas aplaudía a rabiar en un golpear de palmas de tristeza, agradecimiento y desolación, todo al mismo tiempo, por el legendario futbolista que pasó a la eternidad. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA