Festejo por partida doble

Sampdoria festeja y sufre Genoa (foto: ANSA)
21:29, 14 dicGENOVARedacción ANSA

    (ANSA) - GENOVA, 14 DIC - Un gol de Manolo Gabbiadini sobre el final le permitió a Sampdoria festejar por partida doble en el "Derby della Lanterna", pues el triunfo frente a Genoa le permitió salir de la zona de descenso en la que quedó su rival.
    La goleada de Brescia sobre Lecce por 3-0 en el arranque de la jornada había sumado una preocupación adicional al equipo entrenador por Claudio Ranieri, pues con ese resultado lo dejaba en la zona roja.
    Pero gracias al gol de Gabbiadini a los 85', Sampdoria se impuso en el estadio Luigi Ferraris ante su eterno rival y lo sumió en una crisis aún más profunda pues quedó penúltimo sólo por delante de Spal, a dos puntos y con un partido menos.
    El escenario no podría ser peor para los comandados por el ítalo-brasileño Thiago Motta, que previo al partido recibió el público respaldo del presidente de Genoa, Enrico Preziosi, según el cual "los jugadores lo apoyan".
    Pero las palabras no se condicen con lo sucedido en cancha y Genoa estiró su racha adversa a siete partidos sin cantar victoria, como sí lo hizo Sampdoria después de dos derrotas en fila.
    Y fue por obra y gracia de Gabbiadini, quien parecía predestinado a convertirse en el héroe de la jornada cuando ingresó a los 75' por el uruguayo Gastón Ramírez y rompió la paridad en el primer remate al arco de Sampdoria.
    Fue con un zurdazo rasante que no le dio opciones al rumano Andrei Radu, arquero de un Genoa que había tenido su chance más clara a los 69' con un remate del serbio Ivan Radovanovic que el ítalo indonesio Emil Audero despejó con los puños.
    Hasta ese momento, el clásico fue mucho más luchado que jugado por parte de dos equipos que no lograban disimular el nerviosismo al que los somete la posición que ocupan en la tabla.
    Esta vez, la llave del gol no llegó del eterno Fabio Quagliarella, a quien Ranieri reemplazó con Gianluca Caprari al mismo tiempo que mandaba al ruedo a Gabbiadini, el gran acierto del entrenador esta noche.
    En la agonía del primer tiempo había ingresado en el visitante el hispano-colombiano Jeison Murillo, por lo cual Ranieri agotó los cambios en el complemento, mientras Thiago Motta también intentaba modificaciones en su equipo.
    Pero no le dieron resultados y el propio Gabbiadini pudo haber sentenciado el pleito en los últimos minutos, para impaciencia de los fanáticos de un Genoa que, como si algo le faltara, visitará en la próxima fecha a Inter.
    El "nerazzurro" arranca esta jornada, en la que visitará a Fiorentina, como líder del campeonato con dos puntos de ventaja sobre Juventus, rival el domingo de Udinese en Turín y en la próxima de Sampdoria, que al menos hoy festeja.
    Thiago Motta, que pedía a sus dirigidos jugar el clásico "sin temor", prometía desde el inicio a una dupla ofensiva integrada por Andrea Pinamonti y Andrea Favilli, pero finalmente optó por el paraguayo Antonio Sanabria en desmedro de éste último.
    "El fútbol no tiene secretos", advertía también el técnico de Genoa y fue Gabbiadini el que cumplió con la máxima de "el que hace el gol gana" para alegría de Ranieri, que finalmente no hizo ingresar al argentino Emiliano Rigoni.
    "Corazón", pedía el entrenador que sigue sumando éxitos tras convertirse en el único que dirigió los clásicos más importantes del "Calcio", pues también disputó el "Della Molle" con Juventus, el "Della Madonnina" con Inter y de la capital con Roma.
    Un Ranieri que auguraba que los dos equipos "logren mantener la categoría al final del campeonato" y deseaba que "gane el mejor", consignas que quedaron pendientes con Genoa en zona de descenso y un triunfo en un partido que pintaba para empate.
    (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en