"Boca por encima de todo", Riquelme

Aquel gesto dedicado a Macri que luego imitaron varios colegas de todo el mundo (foto: Ansa)
18:49, 07 novBUENOS AIRESRedacción ANSA

    (ANSA) - BUENOS AIRES, 7 NOV - "Todos debemos pensar primero en Boca Jrs", afirmó Juan Román Riquelme, ídolo "xeneize" que se disputan tanto el oficialismo, como la oposición de cara a las elecciones que celebrará el popular club argentino en un mes.
    "Soy bostero y moriré bostero. No soy del club atlético oficialismo, ni del club atlético oposición", aclaró el ex astro en diálogo con Fox Sports al convocar a todos los sectores en disputa a la unidad.
    Sin aclarar directamente si tomará partido por uno o por otro candidato, Riquelme reiteró ese llamado al afirmar que "Boca está por sobre todo porque es sin dudas el club más grande de Argentina y del mundo".
    "Estoy cansado de ver cómo se disputan el poder porque creo que es la hora de estar todos juntos para que Boca esté en lo más alto", aseguró al afirmar que está dispuesto a colaborar con el club de sus amores desde la función que sea necesaria.
    Con las elecciones del 8 de diciembre a la vuelta de la esquina, Riquelme pareció hacerle un guiño al oficialismo, que ostenta el poder en el club más popular del país desde 1996, cuando tomó las riendas Mauricio Macri.
    El ex presidente de Boca y en breve ex presidente de Argentina tras perder en las elecciones nacionales del 27 de octubre frente a la fórmula encabezada por Alberto Fernández, inició su carrera política catapultado por sus éxitos en Boca.
    Hace 18 años, cuando aún comandaba los destinos del club, fue justamente Riquelme quien le dedicó un gesto por demás elocuente a Macri llevándose ambas manos abiertas a los costados de sus orejas, como invitándolo a escuchar a la parcialidad "xeneize".
    Gesto que dijo pretendía imitar al personaje del "Topo Gigio" al dedicarle un gol a su hija en el Superclásico que Boca le ganó esa noche a River Plate por 3-0 en La "Bombonera", pero que fue asociado a la resistencia de Macri a mejorarle el contrato.
    Eran épocas en las que Boca acostumbraba a festejar seguido frente al eterno rival, tendencia que en los últimos años se revirtió y quedó plasmada en dos cachetazos históricos del "millonario" en Copa Libertadores.
    Un torneo que representa una obsesión para los hinchas de Boca, derrotado hace casi un año en la final trasladada a Madrid por el River de Marcelo Gallardo, que en esta edición volvió a frustrarlo, pero en semifinales.
    "El técnico de River es un genio que armó como diez equipos en cinco años y compitió en casi todo", destacó del "Muñeco", al que alguna vez enfrentó en cancha y al que pareció azuzar con ironía al afirmar que "le faltó el Mundial de Clubes".
    "Nosotros le ganamos (en ese torneo) a Real Madrid y ellos perdieron con Barcelona", recordó tratando de disimular la herida que provocó en los fanáticos de Boca, como él, la nueva derrota frente al clásico rival por Copa Libertadores.
    Un torneo que Riquelme conquistó de la mano de Carlos Bianchi en 2000, 2001 y 2007, siendo éste el sexto y último que festejó el club, que además de la final perdida con River hace un año, también cayó en la definición de la temporada 2012.
    Fue frente a Corinthians, con el que había empatado en La "Bombonera" y perdió en San Pablo tras la cual Riquelme dijo sentirse "vacío" al anunciar su alejamiento del club al que regresaría meses después junto al también retornado Bianchi.
    Un año más tarde se produciría el último alejamiento de Riquelme de Boca para cerrar su carrera profesional en Argentinos Jrs, donde se había formado y con el que regresó a primera división en esa misma temporada.
    Desde su retiro, se lo mencionó cumpliendo alguna función en Boca, presidido desde 2011 por Daniel Angelici, ex tesorero del club que logró la reelección en 2015, cuando Macri, su "padrino" político, llegó a la presidencia de la nación.
    Macri se despide de la Casa Rosada sin haber cumplido casi ninguna de sus promesas electorales, mientras Angelici decidió no presentarse para un nuevo mandato tras no haber cumplido con la suya cuando alentaba a los socios a "renovar el pasaporte".
    Una imagen asociada a la idea de volver a ganar la Libertadores y disputar el Mundial de Clubes que quedó sólo en ilusión durante su gestión, tras la cual le pasó el relevo a Christian Gribaudo.
    Riquelme, que fue muy crítico a la gestión de Angelici, le hizo un guiño hoy al candidato oficialista a sucederlo al convocar a la unidad de todos y tras haber conversado también con los postulantes de la oposición.
    Dos de ellos, Jorge Amor Ameal (predecesor de Angelici) y José Beraldi, fueron parte del oficialismo alguna vez como hoy recordó Riquelme, quien se habría acercado a Gribaudo por pedido expreso de Macri, que no parece dispuesto a perder uno de los últimos bastiones de poder que ostenta.(ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en