Festejos en Nueva York y el Capitolio

Megan Rapinoe (foto: ANSA)
17:00, 10 julWASHINGTONRedacción ANSA

    (ANSA) - WASHINGTON, 10 JUL - La selección de fútbol femenino de Estados Unidos se paseó por Nueva York antes de celebrar la cuarta corona ganada en el Mundial de Francia en el Capitolio, pero sin visitar al presidente Donald Trump en la Casa Blanca.
    El plantel dirigido por Jill Ellis y capitaneado por Megan Rapinoe, Alex Morgan y Carli Lloyd fue ovacionado por miles de personas en las calles neoyorquinas, donde el alcalde Bill de Blasio, candidato a presidente, se sumó al festejo.
    De Blasio incluso enarboló una bandera estadounidense desde el autobús que trasladó a las campeonas en su recorrido por Manhattan, que fue escoltado por oficiales de policía y acompañado por motociclistas.
    El recorrido incluyó un paso por la avenida Broadway, en la parte baja de Manhattan, hacia el "Cañón de los Héroes", antes de visitar Battery Park y el City Hall, donde De Blasio agasajó a las campeonas, que vencieron por 2-0 a Holanda en la final.
    Andrew Cuomo, gobernador del estado de Nueva York, también participó del festejo que alcanzó su punto cúlmine cuando Rapineo alzó el trofeo ante una multitud que la ovacionó.
    "No iría. Y ninguna de mis compañeras de equipo con las que hablé iría", afirmó Rapinoe apenas la selección retornó al país y en alusión a una eventual invitación de Trump a la Casa Blanca, que ya había rechazado alguna vez.
    En diálogo con la cadena CNN, la atacante de 33 años, premiada como la máxima artillera y la mejor jugadora del Mundial, revalidó sus dichos viralizados en pleno torneo ecuménico.
    El senador demócrata Chuck Schumer reveló que Rapinoe sí aceptó la invitación para visitar el Capitolio y celebrar la conquista del cuarto título en una Copa del Mundo, que Estados Unidos había conquistado previamente en 1991, 1999 y 2015.
    La defensora Ali Krieger y Alex Morgan, máxima artillera del Mundial junto con Rapinoe, ambas con seis conquistas, ya habían respaldado a la atacante tras su rechazo a visitar a Trump en la casa de gobierno.
    "Su mensaje es de exclusión hacia personas como yo. Está excluyendo a las personas de color, está excluyendo a los estadounidenses que tal vez lo apoyan", afirmó Rapinoe.
    "Él tiene la increíble responsabilidad como presidente de cuidar a cada persona de este país y debe hacer lo mejor para todos", completó la atacante, que sí visitó con sus compañeras a a Barack Obama en la Casa Blanca en 2015.
    Trump, que el domingo felicitó a la selección tras su coronación, afirmó luego que "todavía" estaba evaluando si invitaría a las campeonas a la Casa Blanca.
    Rapinoe, que suma 50 goles y 158 partidos en la selección de su país, instó a sus compañeras a no dejarse "utilizar por una administración que no siente del mismo modo, ni pelea por las mismas cosas que nosotras".
    La atacante, que también ganó el oro olímpico en Londres 2012 con la selección dirigida por Ellis, había avisado antes de comenzar el Mundial de Francia que no cantaría el himno de su país en protesta contra Trump.
    Los dichos de Rapinoe despertaron malestar en el mandatario, que desde su cuenta de la red social Twitter instó a la futbolista a respetar al país.
    Rapinoe, que reconoció abiertamente ser lesbiana y se define como una "manifestante activa", ya había sido cuestionada por Trump tras solidarizarse con su compatriota Colin Kaepernick.
    Se trata del ex mariscal de campo de los San Francisco 49ers a quien Rapinoe imitó al arrodillarse y mantenerse en silencio cada vez que sonaba el himno estadounidense en el Mundial.
    Kaepernick, duramente criticado por Trump, fue quien "patentó" ese particular modo de protesta antes de los partidos de la Liga de Football Americano (NFL) contra el racismo y la brutalidad policial hacia los afroestadounidenses.
    (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en