"Un problema italiano", Ancelotti

Carlo Ancelotti, técnico del Napoli
Carlo Ancelotti, técnico del Napoli (foto: ANSA)
20:12, 12 eneNAPOLESRedacción ANSA

    (ANSA) - NAPOLES, 12 ENE - "El racismo no es un problema del Napoli, es un problema del fútbol italiano", afirmó hoy Carlo Ancelotti, veterano entrenador del equipo partenopeo que se convirtió en emblema de la "cruzada" contra ese flagelo.
    "Napoli fue víctima de un hecho de racismo en San Siro que lejos estuvo de ser un motivo de risa, sino más bien todo lo contrario", afirmó al recordar lo sucedido al franco-senegalés Kalidou Koulibaly en el partido con Inter del 26 de diciembre.
    Aquella misma tarde, Ancelotti advertía que no le temblaría el pulso en retirar al equipo de la cancha frente a una situación similar, molesto porque el árbitro Paolo Silvio Mazzoleni no decidió tomar el toro por las astas.
    Pese a los pedidos lanzados por la voz del estadio en al menos tres ocasiones para que los fanáticos "nerazzurros" interrumpieran los coros racistas contra Koulibaly, el partido continuó y el zaguero del Napoli terminó siendo expulsado.
    Fue por aplaudir irónicamente al mismo árbitro que lo había amonestado y que no mostró la misma premura para poner fin a un hecho que avergonzó a muchos y generó una polémica que continúa hasta hoy.
    Lejos de aplacarse, los ánimos se enervaron y en el estadio Olímpico de Roma, los ultras de Lazio volvieron a protagonizar un bochorno al entonar cánticos xenófobos y antisemitas durante un partido con Novara por octavos de final de Copa Italia.
    Torneo por el que Napoli jugará mañana en el San Paolo frente a Sassuolo, previo al cual Ancelotti aprovechó la ocasión para volver a instalar el tema y marcar distancias con el ministro del Interior, Matteo Salvini.
    El funcionario de gobierno expresó su oposición a que los partidos se interrumpan ante un coro discriminatorio, apelando al argumento que no se debe castigar a una mayoría por el accionar de unos pocos.
    Ancelotti, por el contrario, no está dispuesto a tolerar ese tipo de gestos y promete retirar a sus jugadores en caso de repetirse la amarga experiencia por la que debió atravesar Koulibaly aquella tarde-noche.
    "Por suerte, Kalidou hoy está bien. Regresó de unas breves vacaciones con buen ánimo", relató el entrenador, según el cual la batalla contra el racismo o cualquier otro tipo de discriminación no es algo que pueda llevarse adelante solo.
    "En otros países, este fenómeno tiende a aplacarse. Nosotros damos pasos hacia atrás, pero eso no debe amedrentarnos porque el pueblo italiano es inteligente y creativo y si hay voluntad de resolver esto, se resolverá", comparó.
    Ancelotti es palabra más que autorizada para hacerlo, pues pasó por varias de las Ligas más importantes del Europa tras haber dirigido a Real Madrid, Chelsea, Bayern Munich y París Saint-Germain, entre otros.
    Retornado al "Calcio" después de nueve años de ausencia, el veterano y exitoso entrenador descubrió con amargura que la intolerancia lejos de aplacarse, se incrementa y considera que la batalla debe involucrarlos a todos.
    "La cuestión está en debate, aunque cada cual parece tener una opinión al respecto", explicó Ancelotti, quien destacó también: "Nadie dijo que el partido debe suspenderse, pero sí al menos interrumpirse y eso no sucedió en Milán".
    "Lo que reclamamos es que se aplique el protocolo vigente si esto vuelve a ocurrir, aunque espero que no suceda", auguró.
    Seguramente, cuando habló con la prensa no estaba al tanto de lo sucedido hoy en el estadio Olímpico, situación a la que se refirió el jefe de prensa a Lazio, Arturo Diaconale, quien días atrás lamentó que no todos los hechos se midan con la misma vara.
    Fue al referirse a unos volantes que hicieron circular aficionados de la Roma y que hermanó a Lazio con Napoli y con Israel, bajo el lema: "Los mismos colores, la misma bandera, la misma mierda".
    Hoy, en cambio, Diaconale afirmó: "Soy parte del 98 por ciento de los espectadores que concurrieron hoy al Olímpico y no escucharon los coros denunciados. No estoy diciendo que no ocurrió, sino que no se oyó".
    "El club condena cualquier tipo de expresión racista o antisemita, pero no debemos agigantar este fenómeno por influencia de la psicosis que parecen generar episodios protagonizados por una minoría de marginales", agregó.
    "Giallorosso judío" y "esta Roma parece Africa", fueron algunos de los cánticos que entonaron los ultras de Lazio, que también insultaron a la policía y se hicieron oír (más allá de lo que afirma Diaconale) porque el estadio estaba semivacío.
    Lo sucedido fue el corolario de una semana "caliente" en la parcialidad de Lazio, cuyos hinchas se enfrentaron con la policía el martes en la Plaza de la Libertad durante los festejos por un nuevo aniversario de la fundación del club.
    De esto, Diaconale prefirió no hablar.(ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en