Francia, un justo finalista

Francia quedó a un paso de repetir la corona (foto: ANSA)
21:22, 10 julSAN PETERSBURGORedacción ANSA

    (ANSA) - SAN PETERSBURGO, 9 JUL - Sin discusiones, pragmática pero también sólida y por momentos lujosa, Francia venció bien y por 1-0 a Bélgica en la semifinal de países hermanos y se clasificó por tercera vez a una final de Mundial.
    El gol de cabeza a los 51' de Samuel Umtiti, elegido mejor jugador del partido, no hace justicia al magro resultado final, pues ambos equipos perdieron claras ocasiones, frustradas por los notables Hugo Lloris y Thibaut Courtois, en un partido que, aún agradable, no concretó su promesa de gran espectáculo.
    Francia ganó bien porque fue más sólida en una semifinal algo extraña, con poco clima previo, algunos vacíos en el lujoso y caro estadio de San Petersburgo y gritos de hinchas de otros países que dieron ambiente de ajenidad al espectáculo.
    Didier Deschamps, DT de Francia, formado buena parte en el "catenaccio" italiano, confirmó que no le interesa tanto terreno y balón, que entregó generosamente a Bélgica, pero sí el contragolpe certero, casi siempre liderado por Kylian Mbappé.
    Es la joya del PSG que amenaza con convertirse en la figura de Rusia 2018 si Francia gana el domingo la final que jugará ante el vencedor de Inglaterra-Croacia, que se enfrentan el miércoles en Moscú, en semifinal de pronóstico abierto. Roberto Martínez, DT español de Bélgica, confirmó su juego de posesión, pero Eden Hazard, su estrella, notable en la primera media hora, casi jamás pudo asociarse a los otros atacantes, Romelu Lukaku y Kevin de Bruyne, ambos de opaco desempeño.
    Vincent Kompany, líder y capitán de Bélgica, se acercó en los minutos finales a Martínez porque no había modo de quebrar la trinchera de Francia, que de contragolpe pudo aumentar y siempre pareció sentirse cómoda con el ritmo de juego.
    N'golo Kante fue otra vez el orden de mediocampo de Francia, que, tras el 1-0 de Umtiti retrasó a Antoine Griezmann y a Olivier Giroud a la zona media y dejó al notable Mbappé como única punta, regalando velocidad y algunos lujos.
    Por eso Francia ganó bien, porque Bélgica tuvo más posesión (60-40), pero poco remate, todo lo contrario de Francia, que se clasificó a la tercera final de su historia, a 20 años de su único título, la coronación en su país de 1998, cuando Deschamps era capitán.
    Podrá decirse que el fútbol práctico le ganó al fútbol que más propone, pero puede ser un reduccionismo. Porque Bélgica, sin los mismos espacios que había disfrutado en su resonante victoria de cuartos de final ante Brasil, fue hoy más imprecisa y desconectada.
    Y, tal vez, le faltó también algo de carácter en los decisivos minutos finales.
    Cerró el sueño, por ahora, de coronar con un Mundial a su mejor generación de jugadores (hoy fueron titulares diez que juegan en la Premier League inglesa), pero ofreció algunos de los mejores momentos de la Copa y le quedará ahora luchar por el tercer puesto.
    A la Francia de Deschamps le espera la final del domingo.
    Inglaterra y Croacia suelen especular con la propuesta del rival. No tendrá los espacios de hoy y acaso se le presentará un duelo similar al de cuartos ante Uruguay.
    Como sea, demostró variantes y recursos para resolver siempre. Y cuenta con Mbappé, la joya de una obra colectiva, a la medida de Deschamps, el DT que era criticado aún en plena primera fase del Mundial, pero que ahora tiene chances concretas de entrar a una galería selecta, doble campeón como DT y jugador. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en