El "calcio" en shock

Los jugadores italianos sufren (foto: ANSA)
20:57, 13 novMILANPor Pier Carlo Presutti

   (ANSA) - MILAN, 13 NOV - El "calcio" vivió hoy una jornada apocalíptica, tras el empate de la selección frente a Suecia, que dejó a Italia fuera del mundial de Rusia.
    Después del 0-1 del partido de ida del viernes pasado, la "nazionale" italiana sufrió una caída que futbolísticamente mereció. La de esta noche fue una derrota que para el país es como un huracán cuyo impacto se podrá medir sólo en las próximas semanas.
    Solo una vez había ocurrido algo semejante, hace 60 años cuando la selección cayó de manera tragicómica frente a Irlanda del Norte. El partido disputado en el estadio San Siro de Milán ante 73 mil espectadores es en otras palabras un duro golpe, un verdadero "shock", cuyos efectos no serán superados fácilmente.
    Por el contrario, el partido de hoy estará por ejemplo muy presente entre los italianos en junio del año próximo, cuando el país comenzará a ver el mundial de Rusia por TV y sin la presencia de los "azzurri".
    Esta noche los italianos jugaron sin duda dejando el corazón en la cancha, como había pedido el entrenador Gian Piero Ventura, visto que la selección debía dar vuelta el 1-0 sufrido en el partido de ida en Estocolmo. Para lograr este resultado a Italia le faltó no sólo la técnica sino también la táctica, visto que incluso en los ataques más peligrosos todo parecía muy poco armado y, por el contrario, más bien fruto de la casualidad. Y poco cuenta por ejemplo el travesaño de Florenzi y las otras acciones en las que los "azzurri" estuvieron cerca del gol, de manera por otra parte siempre muy poco clara.
    El equipo dirigido por Jan Andersson obtuvo en otras palabras un resultado merecido y era además lógico que saliese a defender el 1-0 logrado a la ida. La culpa es de Italia, que no logró revertir esa derrota y se quedó en un modesto 0-0.
    Como decía la letra de un tema del conocido grupo pop sueco Abba, "el ganador se queda con todo, el perdedor se queda abajo": esto es precisamente lo ocurrido esta noche en San Siro, donde los jugadores italianos cerraron el partido por el piso y con un llanto desconsolado. Los 73 mil espectadores del estadio milanés habían estado al nivel de las expectativas y no dejaron de alentar a sus jugadores ni un minuto: su objetivo era el de no interrumpir un sueño, el de estar en los mundiales, que duraba hasta el día de hoy desde hace 60 años. (ANSA)

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en