La revancha de Messi

Messi, héroe en Quito
Messi, héroe en Quito (foto: ANSA)
01:46, 11 octBUENOS AIRESRedacción ANSA

    (ANSA) - BUENOS AIRES, 11 OCT - "Ojalá que esta vez sea la vencida", auguró Lionel Messi, artífice de la clasificación argentina al Mundial de Rusia 2018, donde intentará sacarse una dolorosa espina y, de paso, sacudirse un estigma.
    "Esto es mérito de todos, incluso de los que hoy no estuvieron, porque sabemos lo que sufrimos para poder estar en el Mundial", comentó solidario el héroe de la clasificación argentina con tres goles en la altura de Quito.
    Sólo una vez Argentina le había ganado antes a Ecuador de visitante en una eliminatoria, en la previa del Mundial de Corea-Japón del que luego y sorpresivamente se despidió en primera ronda entrenada por Marcelo Bielsa.
    El mismo Bielsa que renunció a la selección "albiceleste" dos semanas después de lograr aquel oro olímpico en Atenas 2004 en un plantel que conformaba Javier Mascherano, aún hoy integrante del combinado nacional. Mascherano, ya al mando de Sergio Batista, repetiría el oro en Pekín cuatro años más tarde en un equipo que también integró Messi, quien había sido campeón mundial en 2005 en Holanda con la selección nacional Sub-20.
    Título, el olímpico, por el que Brasil debió esperar hasta ser anfitrión de los Juegos hace un año para festejar por primera vez en la historia con Neymar y Tite lo que no había podido festejar siquiera en tiempos de Pelé.
    Tampoco Maradona, que fue campeón mundial con la selección juvenil en Japón en 1979 y con la mayor en México 86, en su apogeo, logró nunca un oro olímpico, pero sigue siendo motivo de comparación permanente con Messi.
    "La selección siempre estuvo por encima de cualquier nombre", afirmó hoy Maradona en un video que subió a la red Instagram horas antes de que Argentina saliera del infierno y lograra la clasificación directa a Rusia de la mano de Messi.
    Ambos coincidieron alguna vez en la selección argentina que al mando de Maradona disputó el Mundial de Sudáfrica 2010 y se despidió en cuartos de final con goleada ante Alemania, rival que alguna vez los frustró a ambos.
    Maradona festejó la segunda Copa del Mundo para Argentina en México derrotando en la final a Alemania, que vengó la afrenta cuatro años después en la definición de Italia 90 y repitió, el año pasado, ante la "albiceleste" de Messi en Brasil.
    Aquella final perdida fue el primer gran revés para Messi con la selección, con la que padeció un año después al perder la final de la Copa América con Chile por penales, misma vía, instancia y rival en 2016, en la edición centenaria del torneo.
    Tres finales que para muchos serían como tocar el cielo con las manos, pero que tratándose de Argentina y de Messi fueron traducidas como derrotas, no sólo para el astro del Barcelona sino para toda una camada de jugadores.
    A tal punto que Messi llegó a renunciar a la selección por la que había optado dándole la espalda al convite para jugar en la de España, con la que pudo haber sido campeón mundial en Sudáfrica junto a sus compañeros en Barcelona.
    Ese fue tal vez el mayor pecado de Messi y no las tres finales perdidas por las que se lo intentó hacer responsable, como si los desbarajustes que signaron los últimos tiempos de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) nada tuviesen que ver.
    Pero Messi, a pesar de las críticas y los detractores, nunca dejó de jugar para Argentina pues tras la partida de Gerardo Martino, su reemplazante, Edgardo Bauza, lo convenció de volver sobre sus pasos.
    Hoy, en un contexto bastante similar y con "especialistas" que aún le reclaman repetir con la selección lo que logra con Barcelona, Messi se puso el equipo al hombro, como esos mismos y otros le pedían, y Argentina volverá a jugar el Mundial.
    Será un escenario más acorde a lo que merece el astro en la que puede llegar a ser su última Copa del Mundo, así como para varios de los demás integrantes de su generación, que buscarán exorcizar fantasmas y sacarse el estigma con el que cargan.
    "Creo que vamos a salir reforzados de esto. Hubiese sido una locura, inmerecido quedarnos sin Mundial por todo lo que dieron varios jugadores de este equipo que siguen siendo discutidos, aún cuando ganan", recordó Messi. Argentina logró una clasificación agónica, como con Maradona como DT rumbo a Sudáfrica y también como jugador, cuando se consiguió "in extremis" el pasaje a Estados Unidos 94 (vía repechaje) y previamente a México 86.
    Ojalá, para Argentina y para Messi, todo este sufrimiento previo tenga su merecido premio como aquella vez en suelo "azteca", donde la "albiceleste" no estuvo presente 16 años antes en la consagración de Brasil.
    Fue la última vez que un combinado nacional faltó a un Mundial. Esta vez no pasó por obra y gracia de Messi, a quien deberían agradecerle la AFA y la empresa de electrodomésticos Noblex.
    Empresa que que prometía una TV adicional gratis por cada una adquirido a sus compradores si Argentina no se clasificaba, que hubiese significado un dolor de cabeza para el gobierno en medio del ajuste que también promete para los próximos meses.(ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en