El fútbol como cortina - Brasil - ANSA Latina

El fútbol como cortina

Presidente necesita que la Justicia dilate causa por corrupción

El seleccionado de fútbol de Brasil festeja un gol. Rusia 2018 puede traer la distracción que Michel Temer anhela.
El seleccionado de fútbol de Brasil festeja un gol. Rusia 2018 puede traer la distracción que Michel Temer anhela. (foto: ANSA)
17:27, 12 junBRASILIARedacción ANSA

(ANSA) - BRASILIA, 12 JUN - El presidente brasileño, Michel Temer, espera que el Mundial de Fútbol le traiga un respiro con la postergación de un proceso sobre corrupción en su contra.
    Tampoco juega a su favor su alta reprobación en la opinión pública que, por lo pronto, está más concentrada en la crisis política que en la conquista del sexto título del equipo verde-amarelo. El "clima es muy tenso" en el Palacio del Planalto a raíz de una investigación de la Policía Federal que involucra al Jefe de Estado, informó hoy una radio de la cadena Bandeirantes.
    La denuncia en cuestión se refiere a un decreto presidencial firmado en 2017 que prorrogó las licitaciones de empresas en el puerto de Santos, es el más importante del país, ubicado en el litoral de San Pablo.
    Según una comentarista de Bandeirantes, ministros del gobierno iniciaron contactos informales con miembros de la Justicia para dilatar los plazos de ese caso y aprovechar la distensión que traerá el mes durante el cual se disputará la Copa del Mundo.
    Hace una semana, la Policía Federal consideró que los indicios contra Temer son fuertes, por lo cual pidió que el Supremo Tribunal Federal levante el secreto de sus llamadas telefónicas en otro caso.
    Ante las insinuaciones en su contra, el mandatario brasileño formuló duras declaraciones en las que sostuvo ser objeto de investigaciones faltas de rigor que parecen más una "obra de ficción" y una "farsa".
    Temer y algunos de sus ministros estiman que tanto los escándalos de corrupción como la crisis económica derivada del paro de los camioneros, que duró diez días y causó desabastecimiento, pueden perder intensidad durante el mundial, que iniciará el jueves en Rusia. Claro que la atención del público sobre el torneo dependerá, en gran medida, de la permanencia del equipo del crack Neymar más allá de la fase de grupos, que comenzará el próximo domingo con el choque de Brasil ante Suiza.
    Temer ya enfrentó dos denuncias de la Procuraduría General de la República, basadas en investigaciones policiales, por corrupción vinculada al frigorífico JBS.
    En grabaciones que fueron realizadas por un funcionario de JBS, se escucha que el presidente al parecer pactó en 2016 el cobro de un soborno con el empresario Joesley Batista, propietario del frigorífico.
    Esos dos procesos vinculados a JBS fueron vetados en el Congreso el año pasado cuando el gobierno contaba con el apoyo de un importante número de diputados.
    Desde entonces Temer se desgastó políticamente y perdió parte del respaldo con el que contaba en el Parlamento, por lo que surgen algunas dudas sobre la posición de los legisladores ante una eventual nueva denuncia.
    Una encuesta de la consultora de Datafolha publicada el domingo indicó que Temer es rechazado por ocho de cada diez brasileños, convirtiéndose así en el presidente más impopular de todos los que ocuparon el cargo después del fin de la dictadura militar (1964-1985).
    Otro sondeo de la misma agencia informó hoy que el 53 % de los brasileños es indiferente a la Copa del Mundo rusa, el índice más alto desde el Mundial 1994 disputado en Estados Unidos.
    La crisis económica y los problemas políticos explican por qué los ciudadanos y "torcedores" brasileños se muestran inusualmente desinteresados en lo que ocurra con la selección nacional en tierra de Vladimir Putin.(ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en