Temer defiende calidad de carnes ante EEUU

Habló ante empresarios norteamericanos

15:15, 20 marBRASILIARedacción ANSA
(ANSA) - BRASILIA, 20 MAR - El presidente brasileño Michel Temer, que el sábado habló con su colega Donald Trump, dijo hoy a empresarios norteamericanos que el escándalo de la carne no afecta a la mayoría de los frigoríficos.
    El agronegocio "es una cosa importantísima para nosotros y no puede ser desvalorizado" por la denuncia presentada el viernes por la Policía Federal, subrayó el Jefe de Estado.
    Temer viajó hoy a San Pablo para participar en un evento organizado por la Cámara Americana de Comercio, que nuclea a los más importantes empresarios norteamericanos del sector.
    El caso de las carnes en mal estado "es el asunto del día pero si Dios quiere todo va a terminar muy bien", se esperanzó Temer.
    El gobernante insistió en dimensionar el problema.
    "Solo tres plantas (frigoríficas) fueron clausuradas y otras 18 son investigadas sobre un total de 4.300 o 4800 plantas", dijo.
    "El Ministerio de Agricultura tiene 11.300 empleados y tiene sólo 33 empleados involucrados, es un número diminuto", destacó Temer ante el auditorio de emprendedores norteamericanos.
    El sábado el gobernante conversó con su colega Trump, con quien trató asuntos de la agenda regional.
    El mandatario norteamericano expresó su disposición a recibir a Temer en Washington, pero no se fijó fecha para una eventual visita. Entretanto el Operativo Carne Débil, realizado el viernes por la Policía Federal continuó generando repercusiones este lunes.
    Esas investigaciones policiales imputaron a los dos gigantes de la industria de la carne, los frigoríficos JBS y BRF.
    Esas empresas y otras de menor porte sobornaron a fiscales del Ministerio de Agricultura para que aprueben el embarque de carnes vencidas y hasta de reses muertas de dolencias.
    Esta denuncia, dijo hoy Temer ante empresarios y diplomáticos de Estados Unidos, "no puede comprometer todo el sistema (de la industria de la carne) que montamos a lo largo de años" En la actualidad "exportamos a 150 países, trabajamos mucho a lo largo del tiempo y de varios gobiernos" para conquistar un lugar en el mercado global de alimentos, subrayó el presidente Temer.
    En 2005 un brote de fiebre aftosa perjudicó las ventas de carne y Brasil tuvo que enfrentar varios controles internacionales hasta que sus carnes pudieron retornar al mercado.
    Temer mencionó hoy que su país cuenta con "sistemas rigurosísimos de evaluación sanitaria, además cuando un producto se exporta tiene una nueva inspección" en el país de destino.
    Estados Unidos es uno de los importadores de carnes de Brasil que solicitó informaciones relativas a la denuncia sobre productos adulterados.
    El sábado representantes del gobierno brasileño se reunieron con diplomáticos norteamericanos para tratar el tema que estalla en momentos en que Brasilia construyó puentes hacia Washington.
    Temer asumió personalmente la tarea de reducir los daños del caso que amenaza seriamente el comercio exterior.
    Brasil enfrento dos recesiones consecutivas en 2015 del 3,8 % del Producto Bruto y en 2016 del 3,5 %, y se espera que en los próximos días el Ministerio de Hacienda reduzca su previsión de expansión del 1 % para 2017, que podría caer al 0,5 %.
    Una caída que puede ser aún más pronunciada si se computa el impacto que puede ocasionar la merma en las exportaciones.
    La Unión Europea, China, Corea del Sur y Chile decidieron este lunes la suspensión de las compras a Brasil, y no se puede descartar que otro tanto anuncie Estados Unidos, donde hay plantas de frigoríficos brasileños.
    En 2016 Estados Unidos levantó barreras que limitaban el ingreso de embarques brasileños de carne. El Ministerio de Industria y Comercio Exterior informó hoy que en 2016 las ventas a la UE y China sumaron 3,6 mil millones dólares.
    Mientras el presidente y ministros continuaban este lunes trabajando para enmendar los estragos del escándalo, lo cierto es que "la imagen internacional de Brasil será afectada", lamentó hoy el titular de la asociación de exportadores, José Augusto de Castro.
    "No será fácil recuperar" la credibilidad de las carnes brasileñas que aportan unos 13 mil millones de dólares por año, señaló el titular de la Asociación del Comercio Exterior.
    Augusto de Castro consideró positivo que el gobierno haya desplegado un arsenal de iniciativas para contrarrestar el efecto de la crisis porque con ellas se "puede ayudar" a los exportadores.
    "Pero esas medidas (del gobierno) no pueden darnos la certeza de que se mantenga el comercio, porque la decisión de suspender las importaciones es algo que corresponde a los países" importadores, dijo De Castro.
    (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en