Buenos Aires se mantiene en cuarentena

Ya son 149 días de aislamiento obligatorio. Virus recrudece

En la periferia de Buenos Aires, el Covid-19 enciende alarmas.
En la periferia de Buenos Aires, el Covid-19 enciende alarmas. (foto: EPA)
17:43, 31 julBUENOS AIRESRedacción ANSA

(ANSA) - BUENOS AIRES, 31 LUG - El presidente argentino, Alberto Fernández, anunció hoy otra prórroga de la cuarentena en la capital Buenos Aires y su populosa periferia, lo que significa que se llegarán a 149 días de aislamiento obligatorio en esa zonas, las más afectada por la pandemia, con una circulación del virus que no cesa.
    En ese sentido, el mandatario hizo referencia a los encuentros sociales, los cuales, a su juicio y también el de dirigentes provinciales y municipales, son la principal causa de los aumentos de casos que se registran al menos desde junio pasado.
    "Los encuentros sociales van a estar prohibidos" y que "quienes lo lleven adelante podrán incurrir en la responsabilidad penal por estar favoreciendo el contagio de la enfermedad", dijo el mandatario.
    "Estamos atravesando un momento creciente de circulación del virus, que se concentra en gran medida en el Área Metropolitana de Buenos Aires, pero también a empezado a irradiar al sur de Santa Fe, Entre Ríos y Córdoba", declaró Fernández.
    Además, remarcó que se suman focos en provincias como Jujuy, Chaco y Río Negro.
    "El mayor problema que tenemos es la circulación que se ha convertido en el principal enemigo para superar esta pandemia.
    Cuando sentimos que el problema se acota, nos relajamos y nos exponemos al peor riesgo", dijo el presidente e insistió de ese modo en la "responsabilidad individual". Una vez más, el presidente hizo los anuncios en la quinta presidencial de Olivos, donde acompañaron otra vez el jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta -del espacio opositor Juntos por el Cambio- y el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, perteneciente a la misma coalición que Fernández.
    Ante el preocupante aumento de casos de Covid-19 en la capital argentina y el conurbano bonaerense, el primero de julio pasado se había retornado a una cuarentena estricta en esa región, pero que no tuvo el acatamiento de los primeros tiempos de marzo y abril, y mucha gente siguió reuniéndose en sus casas, con familiares o amigos.
    En ese sentido, el ministro de Salud, Ginés González García admitió a finales de julio la última cuarentena estricta no se hizo de modo correcto, y también subrayó que el crecimiento de casos tuvo que ver con "reuniones y asados".
    Pese a la creciente transmisión comunitaria en la llamada zona del AMBA, Fernández decidió el pasado 17 de julio dar marca atrás a la cuarentena estricta, y promover una reapertura parcial de actividades.
    En esa línea, seguirá el nuevo aislamiento social y obligatorio hasta el próximo 16 de agosto.
    "Más allá de que se enojen cuando les digo que lo único que nos preserva es quedarse en casa, les estoy diciendo la verdad.
    Yo detesto decirles esto. Me gustaría que funcionen los espectáculos y los restaurantes, pero esto es lo que nos está pasando y esto es producto de nuestra circulación", insistió Fernández.
    "La nueva realidad nos obliga a preservarnos permanentemente del riesgo de poder contagiarnos", añadió.
    La persistencia de la cuarentena con una apertura escalonada también tiene que ver con un intento de hacer un delicado equilibrio entre el aumento de cifras diarias de contagios, y la caída económica y la angustia social por extensas restricciones que arrancaron el pasado 20 de marzo.
    Desde entonces, el aislamiento preventivo y obligatorio persistió en la zona de la capital argentina y su populosa periferia, mientras se ha flexibilizado en algunas provincias del país y en otras, en las que se había recuperado la normalidad, se tuvo que retroceder por el aumento de casos.
    En Argentina, el total de infectados asciende a 185.373, mientras el número total de decesos es de 3.441 Sin embargo, se trata de una cifra moderada si se la compara con el drama de Brasil, pero que preocupa porque se ha acelerado la curva ascendente en comparación con marzo, abril, o mayo, cuando se mantenía baja y estable.
    Entre las actividades que siguen en la capital argentina, se encuentran la de los comercios de cercanía no esenciales y galerías comerciales, actividades individuales en el espacio público y ampliación de días de salidas recreativas para niños.
    También se mantiene la apertura de peluquerías, los comercios de ropa y calzado y el permiso de rezo individual en los templos -con una presencia de hasta 10 personas.
    En el caso del conurbano bonaerense -la zona con más circulación comunitaria- seguirán abiertas de empresas e industrias, con protocolos estrictos y transporte propio.
    También estarán habilitados los comercios de cercanía, los servicios inmobiliarios y de mudanza, servicios jurídicos, notariales de contaduría y auditoría, atención de profesionales de la salud, servicio de mantenimiento en hogares, y de peluquería y estética. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en