Peronismo de regreso, Macri en caída

Elecciones internas con dominio opositor. Datos demorados

Alberto Fernández, candidato opositor del Frente de Todos (foto: EPA)
00:55, 12 agoBUENOS AIRESPor Alejandro Di Giacomo

(ANSA) - BUENOS AIRES, 11 AGO - La fórmula opositora peronista Alberto Fernández - Cristina Fernández de Kirchner se imponía hoy con contundente diferencia (15%), en las elecciones Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias de Argentina (PASO), con los datos oficiales llamativamente demorados.
    "Reconocemos que hemos tenido una mala elección", admitió Macri, con gesto adusto, desde el escenario del centro de campaña de Juntos por el Cambio y llamó a "redoblar esfuerzo" para vencer en las presidenciales de octubre en las que buscará la reelección. En ese momento no se conocía ningún guarismo de la votación.
    El gobierno había prometidos los primeros datos del escrutinio a las 21, hora local (0 GMT), pero una hora y media después no se había difundido ningún porcentaje y crecían los rumores de un colapso en los sistemas de la empresa Smartmatic, encargada del recuento.
    Tras el discurso del presidente aparecieron los primeros porcentajes. Macri cosechaba 32,6% y Alberto Fernández 47%.
    "Perdimos por mucho, el electorado nos dio un mensaje", dijo el presidente en rueda de prensa.
    Ese guarismo -"más que significativo", según los analistas locales- lo colocaba en sólida posición para las presidenciales del 27 de octubre, pues estaría en condiciones de eludir un balotaje e imponerse en primera vuelta.
    La Constitución establece que para que una fórmula se proclame ganadora debe alcanzar el 45% de los votos afirmativos o bien el 40% y una diferencia de por lo menos el 10%.
    Sin embargo, los especialistas de la oficialista Juntos por el Cambio argumentaban que la distancia que separa a Macri -en fórmula con el peronista Miguel Angel Pichetto- de sus opositores kirchneristas es "remontable".
    El "círculo rojo", como llaman al entorno del presidente, enarbolaba como ejemplo y ensalzaba su optimismo en lo que ocurrió en 2015, cuando Daniel Scioli se impuso en las PASO por 8 puntos y Macri terminó venciéndolo en balotaje.
    Las PASO actúan como un gran sondeo nacional, que marca tendencias de cara a las elecciones y define las estrategias finales de los partidos.
    La populosa provincia de Buenos Aires, con casi el 37% del total del electorado nacional (12,5 millones sobre un total de casi 34 millones), también entregó hoy una victoria del opositor Axel Kicillof, que aspira a ser el gobernador de ese estado.
    Kicillof vencía nada menos que a la actual gobernadora María Eugenia Vidal, pilar estratégico en la campaña del presidente Macri, por una diferencia de por lo menos 12%, según datos partidarios.
    La jornada entregó una esperada ultra polarización entre oficialistas (macristas) y kirchneristas, con las tres primeras fuerzas que le seguían en poderío que, en conjunto sólo rozaban el 10% de las adhesiones.
    Así Consenso Federal, que postula como presidente a Roberto Lavagna (ex ministro de Economía de Néstor Kirchner); Frente de Izquierda de los Trabajadores (FIT), que impulsa a Nicolás del Caño; y Frente Despertar, con el liberal José Luis Espert a la cabeza, quedaban lejos del máximo halago.
    En la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta del partido de Macri vencía sin contratiempos (casi 50%), aunque con una ventaja inferior a la esperada sobre el expresidente del club de fútbol de San Lorenzo Matías Lammens (candidato del kirchnerismo), que lograba un respaldo histórico para un peronista en el distrito (31%).
    También Santa Fe (aproximadamente 8% del total del electorado) mostraba un retroceso del oficialismo, según datos extraoficiales, y en Mendoza, el propio macrismo admitió una derrota pese a los pronósticos iniciales, con un 3% de ventaja del binomio Fernández .
    "No es un buen resultado para el gobierno", dijo el experimentado analista político Rosendo Fraga, entrevistado por la cadena de noticias TN, cuando se daban a conocer las primeras tendencias.
    Politólogos locales hablaban esta misma noche de "voto castigo" al oficialismo, en medio de una feroz crisis económica, con brutal baja del consumo, pérdida de puestos de trabajo, desempleo y un impiadoso aumento de tarifas.
    La jornada preelectoral se desarrolló con total normalidad, aunque con controversias en relación a la difusión de los resultados, que evidenció notables e inexplicables demoras.
    Además de presidente y vicepresidente, los argentinos elegirán en octubre 130 diputados nacionales y 24 senadores nacionales. En varias provincias y en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires también ese mismo día, se definirán autoridades ejecutivas y legislativas.
    Si ningún postulante presidencial alcanza los porcentajes de respaldos establecidos por la Carta Magna, los dos más votados participarán de una segunda vuela el 24 de noviembre. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en