La cena terminó con aplausos

Indicios de una tregua en la guerra comercial entre EEUU y China

Donald Trumo y Xi Jinping en una imagen de archivo.
Donald Trumo y Xi Jinping en una imagen de archivo. (foto: ANSA)
21:36, 01 dicBUENOS AIRES Y WASHINGTONRedacción ANSA

   (ANSA) - BUENOS AIRES Y WASHINGTON, 2 DIC - La cena entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su par de China, Xi Jinping, en Buenos Aires duró aproximadamente dos horas, el doble de lo esperado, y fue coronada con aplausos, acaso un símbolo de un impasse en la guerra comercial que libran.
    Así lo manifestaron algunos presentes a periodistas estadounidenses apostados en el lugar, que lo reportaron a sus medios.
    Mientras que los detalles de los resultados de la bilateral aún no se han dado a conocer, ambos bandos parecían satisfechos al final de la reunión. Habrá que esperar, tal vez, un inevitable mensaje en Twitter de Trump.
    Al final hubo un gran aplauso, se escuchó así desde una sala contigua, reportan portales estadounidenses, que especulan con que acaso se trate de una señal de que la "guerra comercial" entre ambos países ingresa en una tregua.
    Ambos mandatarios se encontraron en Buenos Aires, tras participar en la Cumbre del G20, que concluyó hoy en la capital argentina.
    Los líderes de las dos mayores economías del mundo cenaron en el Salón Cristal del Palacio Duhau, en el hotel Park Hyatt donde se alojó Trump. "Las relaciones con Xi Jinping son excelentes y traeremos a casa algo importante para China y Estados Unidos", afirmó Trump antes de iniciar su cita.
    En la misma dirección se manifestó el mandatario chino.
    "Sólo con la cooperación entre nosotros podemos garantizar los intereses mutuos de paz y prosperidad", apuntó Xi, que habló de "amistad personal" con el presidente estadounidense.
    El resultado final del cónclave era incierto, fundamentalmente por las señales contrapuestas de la administración estadounidense.
    La economía global espera una distensión en la guerra arancelaria desatada por Trump, un esquema proteccionista que llevó a Pekín en la misma dirección y quebró el multilateralismo y libre comercio alentado férreamente por Europa. La cita, según especulaciones de especialistas, se encaminaba a un alto el fuego temporal de los enfrentamientos comerciales entre las dos mayores economías del planeta.
    Sin embargo, Trump había dicho el lunes al diario The Wall Street Journal que era "muy poco probable" que aceptara una oferta del líder chino para frenar su plan de aumentar los aranceles de más de 200 mil millones de dólares contra productos chinos un 25% en enero.
    También advirtió una vez más que estaba dispuesto a imponer una tercera ronda de aranceles a los productos chinos si no se llegaba a un acuerdo.
    La prensa estadounidense dijo hoy que los asesores de Trump han advertido continuamente a los negociadores de Pekín que las amenazas del presidente deben "tomarse en serio".
    Pero los aplausos que resonaron en el lujoso restaurante del Palacio Duhau, en una zona distinguida y recoleta de Buenos Aires, son una nítida y positiva señal.
    La feroz puja entre los dos países no sólo tiene efectos oscuros para sus economías, sino entre el resto de las naciones.
    Cuando en abril del año pasado Trump recibió a Xi en su residencia en el estado de Florida, todo indicaba que la escalada iba a tener un freno, pero tras el encuentro el estadounidense estableció más tarifas al ingreso de acero chino a su país.
    La respuesta de China no tardó en llegar, y con el objetivo de no sufrir las consecuencias de los aranceles de Washington, Pekín apuntó a buscar una alianza con la Unión Europea, al tiempo que profundizó sus intereses en Latinoamérica. También aplicó tasas a productos estadounidenses.
    La guerra estaba declarada. Ahora podría abrirse una nueva etapa.
    "Los participantes terminaron su reunión con una foto de grupo que incluía a ambos equipos, subrayando un sentido de cohesión que contrastaba con la acritud entre las dos partes desde que comenzó la guerra comercial bilateral", escribió este sábado en su portal en inglés el South China Morning Post, al reflejar la cumbre de Buenos Aires. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en