"La gobernabilidad no está en discusión", Macri

Macri habló tras la aprobación de ley previsional y protestas

Presidente argentino Mauricio Macri (foto: EPA)
17:17, 19 dicBUENOS AIRESRedacción ANSA

(ANSA) - BUENOS AIRES, 19 DIC - El presidente Mauricio Macri dijo hoy que "la gobernabilidad no está en discusión en Argentina" y aseguró que "estamos volviendo a soñar", tras la aprobación de la polémica reforma previsional, en medio de protestas, actos de violencia y cacerolazos.
    La Cámara de Diputados consagró en ley la reforma previsional impulsada por el Ejecutivo a las 7 de la mañana de hoy, tras 12 horas de una sesión agitada y de hechos violentos registrados en inmediaciones del Congreso.
    En la lectura de Macri, "el mal que han sufrido siempre los jubilados es la inflación que todavía no pudimos vencer". Defendió la reforma que incorpora una nueva fórmula de movilidad al afirmar que "van a estar mejor que la inflación".
    "Estoy acá como presidente con el único fin de ayudarlos a crecer. Por la meta que quiero que se me juzgue es si pude o no reducir la pobreza, esa es mi absoluta prioridad, desde el primer día", agregó.
    En las últimas horas el mandatario no había aparecido públicamente mientras se sucedían las imágenes de la represión policial sobre los manifestantes, los actos violentos sobre los agentes, los arrestos y los heridos de uno lado y de otro en inmediaciones del Parlamento.
    En las declaraciones de hoy, tras una larga noche de debate legislativo y cacerolazos masivos en esta capital y en varios puntos del país, Macri apuntó a dar un mensaje enérgico y a despejar cualquier comparación con la crisis de 2001, cuando cayó el gobierno de Fernando de la Rúa, en medio de una violencia que cobró 38 vidas.
    "La gobernabilidad no está en discusión en la Argentina. La democracia funciona y yo estoy acá porque me votaron para hacer los cambios necesarios", enfatizó.
    Sobre los disturbios disparó: "Hubo diputados de la Nación que incitaron a la violencia" y agregó que "claramente todo estuvo orquestado".
    "Hoy estamos volviendo a soñar, a compartir esperanza a lo ancho y largo del país", sostuvo el mandatario.
    En forma indirecta aludió a los cacerolazos cuando dijo que "respeto que haya gente que piense que estas reformas no son buenas" y aseguró "comprenderlo" porque "sería inusual que hubiese unanimidad". "Yo respeto que haya gente que piense que estas reformas no son buenas. Es lógico. Sería inusual que hubiera unanimidad sobre reformas tan profundas", declaró.
    "Lo que pido es que no duden un instante de por qué se las estamos proponiendo. No pido que no se expresen. Yo estoy convencido, de cuerpo y alma, que estas reformas nos van a permitir crecer veinte años", indicó.
    "Lo más importante es entender que yo no vine a estar en una situación cómoda, a esconder los problemas debajo de la alfombra. Aposté a que poniendo todos energía y ganas vamos a ir resolviendo los problemas, como lo hicimos estos dos años", destacó.
    El mes de diciembre es tradicionalmente caliente en este país, sobre todo desde la crisis política, institucional y socioecómica del 19 y 20 de 2001.
    Además de la ley previsional existen otros proyectos impulsados por el Ejecutivo, como el de la reforma tributaria y la laboral, que pone en alerta a las organizaciones sindicales y los movimientos sociales. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en